El médico que denunció al diputado nacional Santiago Igón por un presunto caso de “vacunación vip” afirmó este lunes que el legislador chubutense “ha cometido un delito y tendrá que dar explicaciones a la justicia”, en el marco de la investigación que lleva adelante la Fiscalía Federal de Esquel. Según afirmó Fernando Urbano, quien impulsó la denuncia desde la Fundación FUSSO, “el fiscal federal encontró un nuevo elemento”, y es que se habría vacunado “en calidad de personal de la salud”, lo que agravaría más la situación.

“Nosotros hicimos la denuncia el 10 de marzo, por la vacunación del diputado Igón con sólo 44 años y quisimos saber en qué condiciones lo hizo y quién lo autorizó. Es un delito, porque él se vacunó y se salvó, pero le quitó la oportunidad a otra persona que corre más riesgo que él y además no estaba establecido por disposiciones de ese momento”, indicó Urbano, un ex diputado provincial de Chubut, en diálogo con Periodismo de 10, por CNN Comodoro (94,3 Mhz). 

En igual sentido, indicó que “ahora la situación ha tomado otro cariz, porque el fiscal federal de Esquel lo mandó a la Fiscalía Administrativa de Nación y determinaron que el 17 de febrero Igón se vacunó con la primera dosis de Sputnik V, en calidad de personal de salud. Esto es algo nuevo, que se conoció ahora”, añadió, en referencia a la irregularidad que implicaría ese falso estatus sanitario.  

Atenuante para otros funcionarios que también se vacunaron

Urbano diferenció la situación de Igón de la de otros dirigentes políticos, que también se aplicaron la vacuna pese a no tener la edad ni las condiciones necesarias para acceder a la misma, ya que estos lo hicieron para demostrar confianza en la Sputnik, antes de que las publicaciones científicas avalaron la eficacia de su aplicación.

“Hay un atenuante, porque ese momento en que se vacunaron los dirigentes políticos lo hicieron para demostrar confianza en un momento en que no se conocían los resultados de la vacuna, todavía no estaba aprobada y la gente tenía un lógico temor. Entonces el presidente de la Nación y otros funcionarios -(como el vicegobernador Ricardo Sastre y el intendente Juan Pablo Luque)- también se vacunaron, pero lo hicieron públicamente y no estaba establecido el orden de prioridades. Distinto es el caso de Igón, porque cuando él se inmuniza , la Terapia Intensiva de Esquel estaba colapsada y se estaba muriendo gente”.

También desmintió los dichos del legislador nacional, que había expresado en el mismo programa radial que al vacunarse sobraban vacunas en Esquel, ya que había pocos inscriptos y no se presentaban todas las personas que eran llamadas para la inoculación. 

“Eso es falso –afirmó Urbano-, todo el mundo se quería vacunar porque consideraban que la vacuna era la salvación, por lo que no es cierto que sobraban vacunas. Mucho menos en Esquel, porque se vivía una situación dramática desde mediados de enero, cuando empezaron a explotar los casos de Covid positivo (porque les llegó después a que a las otras ciudades). Ya no había dudas de que la vacuna era útil y evitaba complicaciones en los cuadros de coronavirus. Por otro lado él dice que es hipertenso, pero el 40 por ciento de la población mayor de 40 años sufre de lo miso; aún así, todavía no se había incluido la lista de 18 a 59 años con enfermedades pre existentes. El diputado tendrá que dar explicaciones ante la justicia”.