BUCKINGHAMSHIRE - La mujer de 35 años, casada y mamá de chicos en edad escolar, era profesora suplente de la escuela Princes Risborough en el condado de Buckinghamshire, en Inglaterra, donde se obsesionó con un alumno 20 años menor.

Al chico de 15 años lo persiguió y lo acosó con mensajes y fotos hasta que abusó sexualmente de él.

Este jueves fue declarada culpable por los sucesos, que ocurrieron en 2018. La pena que deberá cumplir la docente se conocerá en los próximos días, pero podría ser de cinco años de prisión.

Una profesora fue condenada por seducir a un alumno por Snapchat, llevarlo a un campo y abusar de él

“Todo comenzó en una tarde de deportes el 27 de septiembre de 2018, cuando ella se acercó a él y tomó prestado su teléfono”, dijo el fiscal Richard Milne durante su alegato. “En posesión del teléfono, puso sus datos en su cuenta de Snapchat. A él le pareció un poco raro”, agregó Milne, según la transcripción del Daily Mail.

Así comenzó a enviarle mensajes al adolescente, al que le contaba cuando se iba a bañar y le hacía preguntas inapropiadas, como por ejemplo: “¿Te gustan los senos o los glúteos?”. A la seguidilla de mensajes le siguieron fotos de ella desnuda junto con  juguetes sexuales.

“Cuando estemos en clase, vamos a ver si nos ponemos lo más calientes posible sin que los demás se enteren”, llegó a decirle al chico, según publicó Infobae. 

Una de las fotos que le envió la profesora al alumno llegó a los ojos del director, que la despidió y presentó una denuncia en su contra. 

Sin embargo, la mujer ya había abusado sexualmente del joven en un campo, según el relato fiscal. 

Barber ya había sido enjuiciada por el envío de las fotos. Había sido condenada por hacer que un niño viera un acto sexual estando en una posición de confianza, pero absuelta del cargo de incitar a un niño a participar en actividades sexuales, delito por el que fue declarada culpable este jueves.

Cuando a la mujer le leyeron el veredicto no mostró signos de arrepentimiento.

La profesora pudo irse a su casa y el juez aún no le dictó la sentencia debido a que la abogada no estaba presente.

“Voy a dejarla en libertad bajo fianza hasta la próxima ocasión, que será mañana por la mañana o el lunes por la mañana, cuando deba asistir al Tribunal de la Corona de Aylesbury”, dijo el magistrado, quien aclaró que si no acudía a la cita por voluntad propia sería llevada a la fuerza por la Policía. 

Tras escucharlo, la condenada se marchó hacia su casa.

El marido de la mujer, Daniel Barber, la apoyó en todo momento. Hasta declaró como testigo en su defensa, diciendo que su relación era “tan fuerte como siempre”. Consultado por la prensa por el veredicto, se mostró enfurecido. “Es una broma”, exclamó.

De hecho, cuando Barber salió del tribunal, él la tomó de la mano y caminaron juntos hasta el auto para volver a su hogar.