BUENOS AIRES (ADNSUR) - Una agente de la Policía Federal Argentina (PFA) que trabajaba como custodia en la Quinta de Olivos, fue asesinada este domingo de un disparo en el pecho.

La víctima, identificada como Ariana Micaela Romero de 23 años, fue sorprendida por motochorros a pocas cuadras de su casa de Quilmes, cuando volvía de un kiosco de la zona. Los delincuentes escaparon. Así lo detalló Todo Noticias.

Personal del Comando de Patrullas Quilmes tomó conocimiento del caso en la madrugada, a partir de un llamado al 911 que informó sobre la presencia de un "herido de arma de fuego".

Al llegar al lugar, constataron que se trataba de una mujer que estaba inconsciente y presentaba un disparo a la altura del pecho, por lo que la trasladaron de urgencia al hospital El Cruce. Sin embargo, en el centro de salud los médicos confirmaron que había muerto.

De acuerdo con fuentes policiales, la víctima fue identificada como la agente Romero de la PFA, quien custodiaba la Quinta de Olivos y se encontraba de licencia médica. También informaron que cuando la mataron no llevaba su arma reglamentaria.

Con respecto a las circunstancias del crimen, un testigo contó que la oficial fue sorprendida por seis motochorros que viajaban a bordo de tres motocicletas cuando volvía de comprar en un kiosco de la zona. Luego de robarle, "uno de ellos sin mediar palabra le disparó", aseguró el informante. Acto seguido, los delincuentes escaparon.