RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Pura Moreno es oriunda de República Dominicana pero nacionalizada argentina hace 15 años, está varada en Chile desde el comienzo de la pandemia y denunció que la policía chilena la obligó a desnudarse en un control  cuando intentaba volver a Santa Cruz.

"Me trataron como a una delincuente", afirmó la mujer de 65 años, que desde hace 10 años está radicada en Río Gallegos junto a su hija y a sus tres nietos. Antes de la pandemia, Pura reconectó con sus raíces cuando viajó a Santo Domingo y el 13 de marzo volvió a Sudamérica a bordo de un avión, a Santiago de Chile. Decidió quedarse unos días, tiene un hijo que vive ahí y sacó pasajes para el 18, pero el día después se decretó el aislamiento por la pandemia y los aeropuertos cerraron.

Anny Pinales, su hija que la esperaba en Río Gallegos explicó a LU12 AM680, que:“Tuvimos que hacer muchos trámites, por el lado de Argentina, desde Migraciones nos autorizaron para que pueda viajar e ingresar al país, hasta nos entregaron el documento que le permitía pasar, hace diez días atrás”, comenzó diciendo la mujer.

Todo estaba listo para que Pura vuelva el sábado, por lo que en Santiago presentó la documentación y embarcó. “En Punta Arenas la detuvieron y no pudo seguir camino. Ellos dicen que ella es turista, y una turista no puede entrar. Le dijeron que los SEREMI de Santiago y Punta Arenas, funcionan diferente”, explicó Anny.

Pura describió en primera persona cómo fue su llegada al aeropuerto de la capital de la región de Magallanes: “Fue de película, apenas me bajé, la PDI (Policía de Investigaciones de Carabineros) me estaba esperando y me tiraron los perros como si fuera una narcotraficante, como si fuera una delincuente”, afirmó. Y aseguró que “Me sentí discriminada, me trataron de narco, de prostituta, de todo, yo por eso denuncié a una mujer de la PDI que hasta me hablaba con ironía preguntándome de dónde venía y todo eso, muy prepotente fue ella para conmigo” dijo Pura, y contó lo que le sucedió dentro de una habitación del aeropuerto donde la llevaron.

“Yo pensé que lo hacían con todos, me obligaron a desnudarme, me revisaron el pelo, todo fue horrible. Me revolvieron los bolsos, a uno me lo rompieron. No pueden hacer lo que me hicieron, apenas vieron mi pasaporte argentino me hicieron todo eso”, manifestó a La Opinión Austral. Pura no pudo salir del aeropuerto de Punta Arenas y la obligaron a volverse en otro avión a Santiago. “Fue horrible, no paraba de llorar, pero lloraba por la impotencia, porque no me dejaron contar lo que me estaba pasando. Fue muy traumático”.

Respecto del pasaje y un eventual viaje, Anny comentó que “el miércoles, (por hoy) voy a Aerolíneas Argentinas para ver si puede venir por Buenos Aires o, de última, que se vaya a Santo Domingo”, adelantó Anny respecto de los posibles viajes que baraja para su madre.