Thiago López tenía 11 años fue asesinado por su mamá este jueves. Ocurrió en el partido bonaerense de Pilar. Según lo establecieron los  médicos forenses que practicaron la autopsia al cuerpo de la víctima, tenía 17 puñaladas.

El pequeño presentaba también signos de defensa en miembros superiores y confirmaron que la causa de su muerte fue un shock hipovolémico a raíz de las múltiples puñaladas que le aplicaron principalmente en la zona intercostal y pectoral y que le afectaron la arteria aorta.

Uno de los investigadores del hecho contó a Télam que en la escena del crimen se secuestraron dos cuchillos. "Por un lado, la cuchilla de cocina de grandes dimensiones que la imputada tenía en la mano al momento de ser detenida, pero también levantamos del piso un cuchillo de mesa que aparentemente también empleo y tuvo que cambiar porque se le doblo la hoja", dijo.

Una mujer mató a su hijo de once años de 17 puñaladas

Según se conoció, cuando la policía entró a la casa, la mujer  "se estaba pinchando el pecho" con la cuchilla de mango blanco, aunque sin provocarse heridas de gravedad. Ambas armas blancas fueron secuestradas por los peritos de Policía Científica.

El fiscal a cargo de la causa, Andrés Quintana, de la Unidad Funcional de Instrucción 2(UFI) de Pilar, indagará a la acusada por "homicidio y lesiones agravadas por el vínculo", delitos que prevén la pena de prisión perpetua. Si bien el examen médico de esta tarde arrojó que la mujer está en condiciones de prestar declaración, en un primer dictamen psiquiátrico realizado ayer los peritos concluyeron que presentaba "riesgo cierto e inminente para sí y terceros".

Asimismo,  el fiscal Quintana analizaba solicitarle al juez de Garantías 6 de Pilar, Nicolás Ceballos, una medida de seguridad en una unidad penitenciaria neuropsiquiátrica. Trascendió que antes de ser detenida, cuchilla en mano y con el cadáver de su hijo al lado, Gaitán le dijo a los policías: "Un pájaro me dijo que los mate a todos y que me mate".

Además, psicólogas expertas en niños y asistencia a la víctima iban a evaluar a la hija de 9 años de la imputada que resultó herida a puñaladas en el ataque, pero sobrevivió y estaba internada, fuera de peligro, en el hospital.