SAN PABLO - Josimare Gomes da Silva, de 30 años, fue detenida el domingo en su casa en la ciudad de Maravilha, en el estado Alagoas (Brasil), luego de que el abuelo de la menor asesinada descubriera el cuerpo de su nieta en el baño. 

La mujer le dijo a la policía que su hija, Brenda Carollyne Pereira da Silva, estaba “poseída por un demonio” y aseguraba que al cometer el crimen había matado al demonio y no a su hija, según informó el diario local Folha de Alagoas.

Un vocero de la Policía, Hugo Leonardo, contó que fue el abuelo de la nena asesinada quien llamó a los servicios de emergencia luego de que la madre se encerrara en el baño con la pequeña. 

“Los familiares notaron la ausencia de la niña y comprobaron que la madre llevaba mucho tiempo encerrada en el baño. Durante este período, vieron que salía sangre por un desagüe detrás de la casa”, relató. 

Fue entonces cuando el abuelo forzó la puerta del baño y vio la horrorosa escena: "la nena ya se estaba muriendo y la madre sostenía unas tijeras, acababa de cortarle los ojos, la lengua” y rezaba, dijo el vocero. Según algunas versiones, la mujer estaba masticando un pedazo de la lengua de su hija.

La policía y los servicios médicos solo pudieron constatar la muerte de Brenda. Uno de los efectivos aseguró que la escena del crimen era las más horrible que vio en sus 20 años de carrera y que lo dejó “en estado de shock”.

Cuando declaró, la mujer se puso a hablar en otros idiomas, “hasta en un castellano fluido” y las palabras que pronunciaba eran “fuera de contexto”, informó el sitio WebTvLitoral. 

Los familiares indicaron que Josimare sufre de depresión y estaba siendo tratada, pero que nunca había sido violenta antes del horrible episodio.

La mujer fue llevada a un hospital psiquiátrico, donde está siendo tratada mientras que el caso está bajo investigación para determinar los cargos a los que se enfrentará, precisó TN.