ENTRE RÍOS (ADNSUR) - Una joven denunció un supuesto caso de mala praxis en el hospital San Martín de Entre Ríos. La paciente dijo que la médica que la había intervenido había cortado la carótida durante una operación de amígdalas.

La cirugía se realizó el 15 de noviembre del año pasado. De acuerdo a la denuncia que se realizó ante el Ministerio Público Fiscal (MPF) durante el procedimiento, la profesional habría cortado la arteria carótida, poniendo en riesgo la vida de la paciente.

En la denuncia, la querella sostuvo que a raíz de dicha intervención la denunciante quedó internada en terapia intensiva y que al tercer día despertó sin saber lo que había sucedido. Además, tenía una traqueotomía que le dejó toda la clase de perjuicios físicos, psicológicos y estéticos.

Para la querella "resulta evidente que existió una mala intervención médica ya que una operación tan simple no pudo haberle dejado jamás secuelas transitorias y permanentes que afectan su vida cotidiana, teniendo solo 22 años, con un estado de salud totalmente extraordinario", informó Los Andes.

Finamente señalaron que como consecuencia de la intervención le quedaron múltiples secuelas, tales como la formación de un “hematoma en la cabeza, por la pérdida de sangre, no pudiendo dormir boca arriba porque se le duerme la parte izquierda de la cara, perdiendo pelo donde tiene el hematoma, como también en las demás zonas”.

Y agregaron que “al cortarle la carótida se le debió unir para salvarle la vida, la misma se estrechó, (es decir que tiene menos milímetros de anchura que lo debido), circulando menor cantidad de sangre, produciendo los siguientes síntomas incurables: se agita ante la mínima actividad física, no pudiendo realizar actividades de fuerza, (ejemplo: levantar a su hija), debiendo tomar medicamentos de por vida, por la menor circulación de sangre en su cara".