CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Una mujer de alrededor de 50 años se apersonó en la Comisaría Seccional Segunda de Caleta Olivia, denunciando la búsqueda de su hijo, a quien no ve desde diciembre del año pasado.

La mujer se identificó como Claudia Fernández, y su hijo es Alfredo Cerezo, de 33 años. Aseguró que la falta de contacto le preocupa y, por tal razón, solicitó la asistencia de la fuerza pública para dar con su paradero.

Habrían existido inconvenientes familiares, que generaron el apartamiento del joven del resto de los integrantes. La madre señaló que se dirigió a su domicilio, pero no se encontraba allí desde hace un tiempo.

Tras realizar averiguaciones diversas, un primo del muchacho le indicó haberlo visto en una heladería céntrica de la ciudad de El Gorosito. Cerezo estaría tomando un café, por lo cual no le habría llamado la atención.

La madre también decidió consultar a la ex pareja de su hijo. Ante las autoridades, relató que la joven le habría respondido que se mudó a otra ciudad con el objetivo de hallar trabajo. Asimismo, que le habría dicho que no deseaba ser molestado.

Según destaca La Opinión Austral, se presume que esa “otra ciudad” sería Puerto Deseado. La mujer se encuentra “desesperada” por la ausencia de su hijo y solicita la ayuda de los vecinos para encontrarlo.

DESCRIPCIÓN

De acuerdo a las señas que aportó la preocupada progenitora, el joven tiene un metro con 70 centímetros de altura. Es de contextura robusta, tez trigueña y cabello colorado. Su nariz es ancha y usa barba en forma de candado.

En uno de sus brazos tiene una cicatriz con la forma del número 7. En la espalda, tiene un tatuaje que representa a un tigre o un león. En tanto, en el pecho, posee otro tatuaje representando a un tigre.