CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Las imágenes impactan por el parecido con el video que el fin de semana pasado captó la brutal golpiza que mató a Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell. Este otro episodio, que se conoció ahora, ocurrió días antes, y afortunadamente no tuvo el mismo desenlace. 

El hecho ocurrió el 8 de enero pasado a la madrugada cuando Matías volvía con sus amigos de bailar caminando por la peatonal; de repente un grupo de chicos a los que no conocían, los cruzó y empezó a agredirlos sin motivo.

"Cuando me di vuelta vi a mi amigo en el piso", contó el joven en diálogo con TN, y añadió: "Me metí a defenderlo y terminé peor yo". Es que en apenas segundos todo se volvió una locura, un tumulto de brazos y piernas que repartían golpes casi al azar. 

"A mi me pegaron entre tres", contó el joven, que no tiene claros recuerdos del momento. Sí se acuerda sin embargo, del dolor que tuvo varios días en la cabeza y en la boca luego del episodio. "Me podrían haber matado", remarcó.

 

TN - Todo Noticias on Twitter

 

El amigo que cayó antes que él víctima de la patota, recibió algunos puntos de sutura por un corte importante en la oreja.

Poco tiempo después, a menos de dos semanas, un grupo de 10 rugbiers asesinó a golpes a Fernando Baéz Sosa porque un amigo suyo los había empujado sin querer adentro de un boliche.  Se trata de Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (19), Matías Benicelli (20), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18), Lucas Pertossi (20), Alejo Milanesi (20), Enzo Comelli (19), Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18), quienes este jueves por la mañana fueron sometidos a la primera rueda de reconocimiento acusados de homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas.