Una madre de Reino Unido decidió exhibir un video impactante en el que se ve a su hija padeciendo una convulsión como si estuviera poseída, después de probar un trago de un desconocido en un boliche.

La chica se llama Millie Taplin, tiene 18 años y el pasado sábado salió con sus amigos a una discoteca. Ella pudo contar que un hombre había estado hablando con ella toda la noche y que en un momento le echó un trago a su bebida.

Según explicó Infobae, la joven trabaja como niñera y esa noche salía por primera vez al club Moo Moos en Southend, Essex (Reino Unido) con sus amigas, al cumplir recientemente los 18 años.

“Estaba muy emocionada por salir el sábado, estaba muy feliz. Es una lástima”, dijo Millie a medios locales una vez logró recuperarse.

Desafortunadamente, un hombre de unos 20 años le dio una bebida que "supuestamente era vodka y limonada".

Impactante vídeo de una joven paralizada tras beber de un vaso en el que le pusieron droga

“Había un tipo con un grupo de personas que conocía. No puedo estar segura de que fuera él, pero la bebida que me dio fue la única otra bebida que tomé. Todos nos llevábamos bastante bien. Tomé un par de sorbos de la bebida y fui al área de fumadores. Regresé y sentí que había bebido demasiado, y luego salí a la calle para vomitar”, dijo la joven.

En pocos minutos, se encontró sin capacidad para hablar o caminar y antes de perder el control de sus piernas y manos pidió a sus amigos que la ayudaran. Ellos entraron en pánico pero lograron comunicarse con su hermana mayor, Sadie, de 28 años, que fue a buscarla y la llevó de urgencias al hospital.

“Sabía todo lo que estaba pasando. Podía responder a la gente en mi cabeza, pero no podía sacar las palabras. Fue realmente aterrador. En mi cabeza estaba allí, pero en mi cuerpo no lo estaba. Nunca me había sentido así”, dijo Millie.

Una madre denunció que drogaron a su hija en un boliche y quedó paralizada

Al llegar al hospital comenzó a sufrir convulsiones que tomaron control de su cuerpo por un lapso de dos horas. La intervención médica ayudó a calmarla y después de una noche en observación fue dada de alta al día siguiente.

“No quiero volver a pasar por eso nunca más. Fue horrible. Probablemente no saldré mucho más. Tomaré todas las precauciones que haya que tomar. No importa lo bien que crea que conoce a alguien, nunca acepte un trago de ellos ni nada”, reiteró la joven.

Su historia llegó a la prensa a partir de que su madre compartiera preocupada un video de sus convulsiones y lo subió a su cuenta de Facebook, como una forma de alarma a otros padres y otros jóvenes de los peligros de aceptar bebidas de extraños.

En el video también se puede ver a una angustiada Claire Taplin, de 48 años, madre de la joven, quien trata desesperadamente de consolar a su hija mientras se retorcía en la cama del hospital.

“Nunca había visto algo así. Millie estaba al tanto de lo que estaba sucediendo pero no podía hablar. Fue horrible. Parecía poseída”, dijo la madre a la prensa local.

De acuerdo con Claire, Millie solo tomó dos sorbos de la bebida.“Ella se sintió enferma casi de inmediato y salió. Sabía que no estaba borracha, pero estaba hundida en un callejón cercano. Estoy muy agradecida de que sus amigos estuvieran allí para ella, de lo contrario, quién sabe qué hubiera pasado”, dijo la madre.

De acuerdo con la policía el caso fue reportado en la madrugada del sábado, pero todavía no hay arrestados ni sospechosos.