TRELEW (ADNSUR) - En un fallo inédito firmado por la jueza María Andrea García Abad, del Juzgado de Ejecución Nº 2 de Trelew, se le ordenó a la Obra Social SEROS reconocer en un 100% la terapia denominada “equinoterapia” a favor de un niño de 14 años con discapacidad (Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado, condición asociada al autismo).

El abogado que representa a la familia del menor, Guillermo Zamora, explicó a Jornada que en la provincia hay una Ley de Equinoterapia que no está reglamentada pero que “la Ley de Discapacidad contempla también terapias alternativas”. Además de la cobertura de la prestación se obliga al Estado a reglamentar dicha norma. La sentencia quedaría firme este viernes.

Explicó Zamora que la Provincia “tiene una Ley de Discapacidad. Tiene una ley de Equinoterapia pero no está reglamentada. Entonces, cuando el señor Sánchez (papá del menor) pidió a la obra social que le cubra el tratamiento, le contestaron que no había centros habilitados”. “No hay centros habilitados porque la ley no está reglamentada. Es por eso que no se abren registros”, manifestó.

La jueza, en el fallo al que tuvo acceso Jornada, indica que “el papá del niño funda su reclamo en el derecho a la salud y a la vida digna de su hijo, los que se encuentran reconocidos por la Carta Magna y Tratados Internacionales de Derechos Humanos con jerarquía constitucional. Explica la manera en que se detectó el trastorno que afecta al menor y las diversas consultas y tratamientos médicos a los que fue sometido y la evolución de su salud a partir de los mismos. Entre ellos, la recomendación de la psicóloga tratante de la aplicación de la zooterapia, y en particular, la equinoterapia, que motiva la consulta y el requerimiento a la Obra Social para la cobertura de la misma”.


Fundación Soy Niño

Indica además que “en ese contexto, se contacta con la Fundación Soy Niño a efectos de solicitarles el cupo para el tratamiento del chico, oportunidad en que le informan que SEROS no cubre la prestación por no reconocer la equinoterapia como “terapia clásica”. Consultada la Obra Social, verbalmente le confirman que no se reconoce la prestación, pese a la existencia de una ley provincial al respecto; y tampoco bajo el amparo de la ley de autismo provincial que obliga a la cobertura de todos los tratamientos derivados del diagnóstico de base. Que, sin perjuicio de lo expuesto, afirma que el hijo recibe el tratamiento a costa de su padre, requiriendo infructuosamente el reintegro del mismo. Funda en derecho, cita jurisprudencia que aduna el pedido, ofrece prueba y requiere el dictado de una medida cautelar innovativa que ordene a ISSyS - SEROS a brindar cobertura total y gratuita del tratamiento de equinoterapia, considerando cumplidos los recaudos suficientes para que se decrete la misma. Finalmente, hace reserva del caso federal”.

En la parte resolutiva, la jueza ordena: 1) “hacer lugar a la acción de amparo incoada por el señor Germán Sánchez en representación de su hijo menor contra la Obra Social SEROS disponiendo que: a) exhortar a la Provincia del Chubut a reglamentar la Ley I 534 y procurar la creación del registro de instituciones habilitadas para prestar el servicio de equinoterapia, adoptando una posición activa tendiente a efectivizar de manera concreta los derechos que dicha ley reconoce, en concordancia con todo el plexo normativo que integra el bloque constitucional, b) Ordenar que el ISSyS proceda a la cobertura del 100% del servicio de equinoterapia al menor”.

“Desde hace 8 meses mi hijo está logrando comunicar y expresarse”

Germán Sánchez es el papá del chico de 14 años que está cambiando su vida gracias a la terapia con caballos: la “equinoterapia”. El joven fue diagnosticado como TGD, es –dijo- una variante del Espectro Autista y en muchos casos se recomienda la terapia asistida. Tiene graves problemas para comunicarse y hace 8 semanas la estimulación con los animales fue crucial. Es por eso que su lucha es incansable. Relató en una entrevista con FM Tiempo (91.5) en el programa “Suban el Volumen” su experiencia de vida y la importancia del fallo judicial.

"Luego de mucho tiempo y varios intentos, aceptó acercarse a los animales. Fue el momento de empezar terapia con caballos. Nos acercamos a la Fundación “Soy Niño” y aparte de Equinoterapia hay una Ley de Autismo y Discapacidad con su reglamentación. Cuando me pongo a averiguar y me entero que hay una Ley de Equinoterapia Provincial busco la forma que la obra social me lo cubra. Me entero que no se la considera terapia, que no está nomenclada y que no le corresponde la cobertura de la prestación. Veo cuáles son las vías de acción que tengo. La vía más rápida sería presentar un amparo. Hay leyes que le dan la posibilidad a mi hijo de tener la cobertura. Y por otro lado, en la provincia tenemos ley de Equinoterapia pero que no está reglamentada", explicó.

Asimismo, dijo que "dentro del Espectro Autista hay muchas variantes, en el caso de mi hijo hablamos de cuestiones de confianza, de relaciones, demostración de afectos que en 8 semanas cambiaron en él. De no querer tener contacto con ningún animal, abrazar y besar a un caballo, montarse, llevarlo del bozal. Tiene 14 años con dificultades emocionales, con trastornos, una incapacidad de demostrar afectos, incluso cercanos. Que se relacione y se tire arriba del caballo es un gran paso. Se está dando con la relación con un animal. Hay chicos que les lleva menos tiempo y otros más".