CHINA - Una mujer de 25 años, que trabaja como enfermera en un hospital de China, desmembró y cocinó a un hombre que la extorsionaba una y otra vez para tener sexo. Por el aberrante crimen, fue condenada a muerte.

Según informaron medios locales, la policía la encontró en el momento exacto en el que se disponía a deshacerse de los pedazos en los que había cortado el cadáver, luego de cocinarlos.

Detallaron que la acusada tenía tenía una adicción muy fuerte al juego y había llegado a acumular una enorme deuda con sus acreedores. Por lo tanto, le pidió prestado dinero al subdirector de ortopedia del Hospital del Pueblo Yulin, Dr. Yuanjian. 

Yuanjian decidió ayudarla pero decidió no hacerlo gratis: le exigió a la enfermera a cambio de sus préstamos tener relaciones sexuales. La joven terminó aceptando pero luego el hombre exigía sexo de forma excesiva y empezó a extorsionarla para que ella cumpliera. 

Cuando no aguantó más las extorsiones, decidió ejecutar su venganza: lo llevó al departamento que alquilaba, donde lo mató, desmembró y cocinó los restos de su cuerpo. Los vecinos escucharon los extraños sonidos y alertaron a las autoridades.

Cuando los policías llegaron, encontraron a la enfermera tratando de deshacerse de los restos coinados. La evidencia fue más que suficiente para condenarla a muerte por homicidio. Además, la justicia ordenó que  indemnizara a los familiares de la víctima con 15 mil dólares.