Una mujer, miembro de la Policía Bonaerense, mató a balazos a un presunto delincuente al que acusó de entrar a robar armado a su casa en Monte Grande, partido de Esteban Echeverría.

Ya es el tercer episodio en tres días en el que los ladrones mueren tras asaltar a policías en el Conurbano.

El último episodio ocurrió este miércoles a la noche en una casa de Mariano Alegre al 1900, donde vive la mujer, quien descansaba en su dormitorio cuando escuchó ruidos extraños en el patio.

Fuentes judiciales informaron a Télam que en esas circunstancias, el agente, que tiene 27 años y trabaja en la Unidad de Policía de Prevención Local (UPPL) Esteban Echeverría, descubrió a un hombre armado que había entrado a robar a su casa.

Ante esa situación, la policía tomó su pistola reglamentaria y se identificó.

Según fuentes del caso, la mujer realizó al menos tres disparos, uno de los cuales impactó en el sospechoso, que murió mientras intentaba trepar a un para escapar

En tanto, los peritos de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) que trabajaron en el lugar secuestraron junto al cuerpo del sospechoso, que residía en el barrio y tenía antecedentes penales, una pistola con un proyectil en la recámara y una vaina servida, por lo que no descartan que también haya disparado contra la mujer.

En el lugar también trabajó personal de la UFI 4 de Esteban Echeverría, a cargo del fiscal Fernando Semisa, que se entrevistó con los vecinos. Por el momento el agente quedó en libertad. 

El fiscal inició actuaciones por "homicidio" respecto de la policía y por "robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa" en cuanto al sospechoso fallecido.

La similitud de los casos

Según informó Clarín, el caso de Monte Grande es el tercer hecho similar que se registra en el Conurbano en los últimos tres días.

El primero ocurrió el domingo a la tarde en Wilde, donde Néstor Omar Garrido (49), subcomisario de la Policía Federal, mató a dos ladrones en la esquina de Boulevard de Los Italianos y Coronel La Fuente.

Policía mató a dos ladrones que quisieron asaltarlo

Según relató ante los investigadores el agente, los asaltantes lo atacaron a bordo de una moto y le gritaron: "Quedate quieto o te quemo". Garrido disparó contra los ladrones, de 17 y 18 años, que murieron producto de las heridas.

El policía había protagonizado otro violento episodio en esa misma esquina hace 22 años. En esa oportunidad, fue abordado por dos ladrones a los que enfrentó a tiros. Ambos asaltantes fallecieron tras ser heridos de bala.

Según confirmaron a Clarín los investigadores, en su indagatoria el jefe policial explicado que durante el robo de este domingo volvió a sentir "el mismo miedo" que le tocó vivir en otros enfrentamientos y recordó lo ocurrido en 1999.

El lunes, en Quilmes, otro policía protagonizó un violento hecho de inseguridad. Ignacio Andrés Lagos (26), agente de la Federal, mató a un ladrón que lo atacó junto a un cómplice cuando se dirigía a una sesión de terapia con su psicóloga.

Ocurrió cerca de las 17. Al ser abordado por los asaltantes, el agente se identificó y uno de los ladrones le disparó. El policía respondió la agresión con su arma reglamentaria y comenzó un enfrentamiento que terminó con el motochorro que iba como acompañante con un balazo en el pecho.

El delincuente herido cayó muerto a 300 metros del lugar, en la avenida Amoedo y Necochea, mientras que el delincuente que conducía la moto escapó en la moto, tal como quedó registrado en las cámaras de seguridad municipales.