COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - María Brígida Martinho Nunes tiene 81 años y vive junto a su hija con discapacidad en el Barrio 30 de Octubre. Este martes llamó a la Comisaría Quinta para pedir ayuda, ya que ella no podía desplazarse para retirar las recetas para adquirir sus medicamentos de PAMI. Por esto, los oficiales fueron a su domicilio y luego realizaron el trámite por ella, evitando que la abuela tenga que movilizarse durante este período de aislamiento obligatorio.

María no tiene familiares en la ciudad que puedan asistirla, y como no puede dejar sola en el departamento a su hija con discapacidad, tampoco podía tomar un remís, ya que debido a las restricciones para circular por la epidemia de coronavirus sólo llevan a un pasajero a la vez.

Por esto, María llamó a la Comisaría Quinta y les pidió ayuda. Según informaron fuentes policiales, este miércoles a las 10 hs los oficiales de policía fueron al domicilio de la mujer donde constataron que se encontraba con presión alta y le pidieron que les brindara la documentación necesaria para que realizaran el trámite por ella, a fines de no poner en riesgo su salud.

Luego, se dirigieron a las oficinas de PAMI donde retiraron las recetas correspondientes que luego le entregaron en mano a María para que pueda comprar sus medicamentos.