COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Víctor Aguirre vive una odisea por estos días tratando de recuperar su auto  tras haber sido estafado con un cheque robado.   Todo comenzó cuando decidió poner a la venta su auto, un Citroen C3 Picasso, dominio MER.350 de cinco puertas por la suma de 750 mil pesos.

 Tras la publicación de la venta,  un hombre se contactó interesado en comprarlo.  Le consultó si aceptaba cheques y la respuesta fue afirmativa ya que contaba con un conocido que podía detectar si el cheque era legitimo o no. Por lo que se coordinó el cierre de la operación el lunes 16 de noviembre.  El comprador le envió una foto del cheque por la suma de 600 mil pesos que se comprobó que estaba en regla y dado que el valor era mayor,  se le hizo otro cheque por una suma para completar el valor. 

La recomendación fue que no entregara los papeles del auto hasta tanto toda la documentación este firmada. Cuando se encontró con el comprador este quería llevarse el auto, pero Víctor Aguirre indicó que no hasta que este firmado el boleto de compra - venta. Firmaron los papeles.

“El día 17 de noviembre mi hijo sale de la casa y me dice que había un camión cargando el auto, entonces le sacó fotos, número de interno y patente por las dudas. Después fui a la agencia de avenida Polonia y Canadá a firmar los papeles y me entregaron el cheque, se lo paso a mi contacto y espero hasta el día de 10 diciembre que es depositado, pero el 14 me informan que está denunciado como robado y empezó la odisea”, relató Víctor a Diario Crónica.

Hizo la  denuncia correspondiente en la División Sustracción de Automotores.  Logró contactarse con quien hizo el traslado del auto quien le  indicó que fue llevado a La Pampa. Hasta allí viajó el fin de semana pasado  para poder encontrarlo pero no tuvo resultados; “para mí deben haberle cambiado la patente porque ya tiene pedido de secuestro pero la verdad es que lo único que quiero es recuperar mi auto y seguir con mi vida”, relató. 

El comprador borró todos los mensajes y no contesta los números de teléfono con los que se comunicaban durante la venta.  "Esta gente todos los fines de semana traslada autos desde Comodoro a Caleta y viceversa. Son todos gitanos, se ve que tienen un sistema y por el comentario lo hacen siempre", lamentó.