El suboficial y el soldado voluntario del Ejército Argentino de Santa Cruz tuvieron una noche de fiesta en un departamento de Río Gallegos. Los vecinos molestos por los ruidos llamaron a la Policía, y quedaron detenidos tras insultar y atacar a los efectivos policiales.

El domingo por la mañana una vecina se acercó a la Comisaría Segunda para denunciar ruidos molestos. La mujer relató que durante toda la noche sus vecinos no la dejaron dormir con música muy alta y gritos que provenían del departamento N° 3.

Los efectivos se trasladaron hacia el edificio donde se encontraron con música muy fuerte. Golpearon la puerta y fueron atendidos por un hombre que de manera agresiva aseguró que pagaba el alquiler y pertenecía al Ejercito Argentino, y que además tenía derecho a divertirse con sus amigos.

Los policías le solicitaron que baje la música teniendo en cuenta a sus vecinos, personas mayores, que se acercaron a manifestar su descontento con el inquilino. El suboficial comenzó a insultar y a amenazarlos, según publicó el portal Nuevo Día.

El personal policial decidió detenerlo y trasladarlo a la dependencia, sin embargo, otros dos hombres salieron del departamento junto a una mujer que los atacaron produciéndoles lesiones leves.   Finalmente terinaron deteniendolos también.

En tanto, se comprobó que el  inquilino - suboficial del Ejército - además tenia una averiguación de paradero por el hurto de un automotor. Horas después,  recuperaron su libertad.