CORRIENTES (ADNSUR) - Iván Leiva estuvo desaparecido durante horas y todos creían que había pasado lo peor. El hombre, miembro de la Prefectura Naval, contó que unos desconocidos lo interceptaron, lo obligaron a subir a su camioneta y después lo encerraron en un lugar para maniatarlo, pero era mentira.

El hombre se comunicó con su esposa mediante WhatsApp, y le dijo que los extraños lo llevaron a un lugar que no conocía, que él pudo ocultar su celular y que le exigieron su arma reglamentaria. En su último contacto,  brindó un testimonio preocupante: "Me quieren cruzar".

La mujer inmediatamente hizo la denuncia a la policía por su desaparición y teniendo en cuenta la gravedad del panorama que planteaba, las fuerzas de seguridad articularon y llevaron adelante una serie de operativos, en Posadas y Paso de la Patria, donde figuraba su conexión según el GPS.

Lo buscaron con rastrillajes terrestres y aéreos empleando un helicóptero de seguridad, pero no tenían novedades y se evaluó la posibilidad de un secuestro extorsivo, o analizaban si había sido víctima de una banda de narcotraficantes que operaban en la zona, indicó Telefe Noticias.

Sin embargo, los efectivos del operativo descubrieron que el "secuestrado" estaba en un hotel alojamiento.  El prefecto fue llevado hasta la Comisaría 18ª donde iba a ser interrogado.  Pero todo habría sido "una farsa, un invento" del joven y, por tanto, iban a investigar qué lo llevó a generar la conmoción general que provocó con su falso testimonio.