Este viernes pasadas las 3 de la madrugada, un joven de 16 años falleció tras recibir el disparo de un policía en un control cuando manejaba rumbo a su casa con su motocicleta.

De acuerdo a las primeras informaciones recabadas, una patrulla de la policía bonaerense con cuatro efectivos a bordo quiso supuestamente identificar al adolescente que se trasladaba a bordo de una moto Yamaha YBR 125 roja.

En circunstancias que aún son materia de investigación, los efectivos se cruzaron en su camino en la avenida 9, entre las calles 32 y 34, y luego de bajar de la patrulla uno de ellos le efectuó un disparo con su arma reglamentaria, agregaron las fuentes.

El joven identificado como Luciano Olivera, cayó gravemente herido y cuando llegaron los médicos de la ambulancia convocada al lugar ya había fallecido.

Tweet de Paz Morel Quirno

Según informó el subsecretario de Seguridad del partido de General Alvarado, Antonio Centurión, ya está en el lugar la fiscal que interviene en la causa, Ana María Caro, y la investigación está a cargo de la Policía Federal Argentina (PFA).

"La investigación va a dilucidar lo que pasó. El jefe de la Policía Comunal tomó conocimiento y automáticamente puso al efectivo a disposición de la Justicia y resguardó la escena hasta que vino el personal de la federal y se hizo cargo de la situación", sostuvo Caro.

Finalmente Centurión confirmó que el arma reglamentaria del policía aprehendido fue secuestrada para pericias y que no había arma alguna en poder del adolescente fallecido.

En tanto, tras enterarse de lo ocurrido, familiares y amigos de la víctima se aproximaron al lugar del hecho para reclamar justicia, momento en que se generaron incidentes con la policía, que disparó postas de goma e hirió a algunos de ellos.

Una prima de Luciano, llamada Yésica, contó esta mañana a la prensa que el joven acababa de terminar de jugar al fútbol con amigos y regresaba en moto a su casa cuando fue interceptado por la patrulla.

De acuerdo a la familiar, el policía que disparó conocía a Luciano y a sus amigos y denunció que ya varias veces los había hostigado y maltratado en la calle.

En tanto, según fuentes policiales, tras efectuar el disparo, el policía dijo a sus compañeros que se le había "escapado" el tiro.

Esta mañana, la fiscal Caro trabajó en el lugar de hecho con los peritos de la PFA y esperaba tomar testimonio a los amigos de Luciano que estaban a pocos metros del lugar y otros testigos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!