RIO GALLEGOS - Este lunes por la madrugada la Policía de Santa Cruz detuvo a uno de sus miembros que, borracho, golpeó a una mujer, la roció con alcohol y la amenazó de muerte con su arma reglamentaria. 

Los agentes intervinieron tras el llamado de un vecino, que indicaba que había una mujer en el techo de una vivienda pidiendo ayuda. 

Al llegar al lugar, el vecino les indicó el domicilio donde pudieron constatar que había una chica en el techo, y en el interior de la vivienda se encontraba su pareja, un policía de esa fuerza que presta servicios en Güer Aike.

Los uniformados detuvieron al agresor, que estaba en estado de ebriedad. En tanto, la mujer fue contenida por otros agentes que la ayudaron a bajar del techo y a radicar la denuncia.

Según se indican, el agresor llegó borracho y la mujer no quiso dialogar con él, lo que habría iniciado la pelea. En un momento determinado, la mujer llamó a la madre del sujeto, a quien le pasó su celular, lo que hizo que se enojará más y le rompiera el aparato, para golpearla, rociarla con alcohol y amenazarla con el arma reglamentaria, relata Tiempo Sur.

En ese punto la víctima escapó y se subió al techo, desde donde comenzó a arrojar piedras hacia la casa de su vecino para llamar su atención y recibir auxilio. 

El policía agresor fue trasladado a la Comisaría Cuarta,  se le incautó el arma reglamentaria y fue encerrado en un calabozo. Se dio intervención a la Comisaría de la Mujer y la Familia.