CALETA OLIVIA (ADNSUR) - Un taxista afectado al servicio de Radio Taxi, identificado como Diego Barrera, fue agredido a las 5:40 del lunes. Ocurrió luego de que se le solicitara buscar a un pasajero en cercanías del boliche Karuso Pa. “Lo conocía al hombre (Tayson) que subió con una botella en la mano porque hace tres años quería ser chofer y no daba con el perfil para entrar a la institución en la que pensamos primero en el cliente”, explicó el hombre, a quien debieron realizarle tres puntos en la nuca, en la zona del oído derecho y también recibió curaciones en la frente.

“Parece que se acordó de eso e incluso me había amenazado en ese momento pero yo pensé que ya era algo del pasado. Cuando estábamos al auto en forma traicionera me aplicó un botellazo en la cabeza y cuando me toque y vi que tenía sangre me volvió a pegar en la frente”, relató el taxista herido.

“Me defendí -continuó-, pude reducirlo hasta que llegó la policía que tardó bastante. Pero yo no noté si estaba o no borracho; si no, no lo hubiera llevado”.

La víctima señaló que “hace siete años que venimos trabajando en una legislación para que nos den garantías como trabajadores, en la que ningún concejal se atrevió a hacer las modificaciones pertinentes”. Al mismo tiempo, sostuvo que “las tarifas no son sólo para cubiertas, tren delantero o de cambio de unidad, sino un seguro de vida que no tenemos y de obra social. Yo siempre digo que los taxistas son changarines. Cuando hablamos de esto el gobierno de turno debería darnos garantías, que incluyan seguro y ART como mínimo”.

“El día que maten a un taxista se van a dar cuenta de donde estamos metidos, gracias a Dios hoy la puedo contar porque tuve suerte. Además un trabajador se lleva diariamente 300 pesos a la casa que no alcanzan ni para comer, yo trabajo de noche hace 20 años y se está poniendo complicado”, agregó.

En el hecho tomó intervención la Seccional Primera de Policía.

El hombre pidió que se trate la legislación para que ningún otro taxista vuelva a sufrir ataques de este tipo o que al menos estén cubiertos por una obra social y un seguro, informó La Vanguardia del Sur.