Este jueves se constató el autor del incendio en el Hospital Regional de Ushuaia. Se trata de un hombre con antecedentes penales, declarado inimputable por la justicia provincial, quien “prendió fuego un colchón con la intención de autolesionarse”, pero luego las llamas “tomaron la ropa de cama y se esparcieron por el techo”, dijeron los voceros.

El incidente iniciado en horas de la tarde obligó a las autoridades a evacuar la totalidad del establecimiento médico: cinco pacientes internados en terapia intensiva fueron trasladados a la Clínica San Jorge, situada a pocas cuadras, y otros 15 de la sala general (cuatro de ellos con Covid-19) fueron llevados al hospital de campaña montado en el Polideportivo Municipal de la ciudad.

Según las fuentes, el hospital sufrió daños que todavía no terminan de evaluarse y que motivaron su cierre completo, debido a las áreas alcanzadas por el fuego, pero también a las afectadas por el humo y a la inundación de pasillos y consultorios como consecuencia del agua arrojada por los bomberos para controlar el siniestro.

“Se están evaluando los daños para definir en qué momento se puede rehabilitar el funcionamiento, aunque sea en forma parcial. Es necesario que este hospital vuelva a abrir cuando antes”, afirmó el director médico del establecimiento, Carlos Guglielmi.

Además. el funcionario mencionó que la línea telefónica utilizada para atender la pandemia “continúa funcionando” y que las vacunas contra el coronavirus fueron puestas a salvo y transportadas a uno de los vacunatorios.

Por su parte, el servicio de guardia de la ciudad será atendido en forma exclusiva por el sanatorio San Jorge, que debido a esta situación decidió suspender las cirugías programadas hasta nuevo aviso. Mientras que el gobierno provincial confirmó que seguirán atendiendo los centros primarios de salud distribuidos en los barrios y que algunos servicios del hospital serán reubicados en instalaciones provisorias mientras dure la emergencia.

El gobernador Gustavo Melella anunció que firmará un decreto para afectar los fondos necesarios a los trabajos de reconstrucción del hospital. Voceros judiciales confirmaron que la forma en que ocurrieron los hechos “está demostrada, igual que la autoría y la identidad de la persona responsable”.

El detenido es un paciente de salud mental que había sido trasladado hace poco tiempo desde una dependencia externa.. “Es una persona violenta, con antecedentes y ya declarada inimputable. Lo ocurrido desnuda el problema que tiene la provincia por la falta de un lugar adecuado para albergar a este tipo de pacientes. Los profesionales de salud mental lo vienen denunciando desde hace tiempo y no fueron escuchados”, concluyeron las fuentes consultadas.