RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Una lamentable tragedia ocurrió en Río Gallegos el viernes por la noche. Aron, un nene de 12 años sin querer, habría accionado el arma reglamentaria de su papá policía, y murió. La tragedia tuvo lugar en el interior de una habitación de una casa ubicada en la calle 60, entre 5 y 7, del populoso barrio Bicentenario II.

La hipótesis más fuerte que maneja el Juzgado de Instrucción N°1, a cargo de Marcela Quintana, es que se habría tratado de un accidente. Aron habría tomado la pistola reglamentaria de su papá policía y, sin querer la accionó en dos oportunidades. Uno de los disparos dio en su cabeza y el restante rozó en una de las piernas de su padre.

Una hora después de los disparos y pese al esfuerzo de los médicos del Hospital Regional, se certificó el deceso de Aron. Y en la tarde de ayer, desde el centro asistencial hicieron la entrega del cuerpo del nene y fue trasladado al cementerio, donde lo sepultaron.

La familia ratificó que se trató de un accidente y manifestaron – a La Opinión Austral que: “Las redes sociales son muy nocivas, vimos muchos comentarios que decían que el papá policía había matado a su propio hijo, después de que se suicidó, la gente opina sin saber y son cosas que duelen mucho”. Asimismo indicaron que: “En mi familia hay más de veinte policías y los nenes están acostumbrados a ver armas. Cada cumpleaños o reunión familiar lo que más ven son policías. Fue un accidente”.

Por otro lado, la Policía espera por nuevas directivas por parte del Juzgado de Instrucción que se encuentra abocado a llegar a la verdad y conocer que pasó dentro de esa casa. Y la Justicia se encuentra aguardando, en principio y fundamental, por los resultados de las pericias del barrido electrónico realizados en las manos de Aron y de su papá.