ESTADOS UNIDOS - La muerte de Zachary Sabin, un niño de 11 años de El Paso, Colorado, Estados Unidos conmocionó a las autoridades y a los vecinos. No solo porque se trata apenas de un niño, sino por la forma en que falleció.

Este martes se dio a conocer el arresto del padre de Zachary, Ryan Sabin, de 41 años, y de su pareja Tara, de 42, quienes son los presuntos responsables del asesinato del menor que murió tras ser obligado a beber cuatro botellas de agua de cerca de un litro en cuatro horas.

Las conclusiones de la oficina del forense de El Paso señalan que la causa de muerte fue intoxicación forzada con agua, luego de que fuese obligado a beber entre 4 y 6 litros de líquido en cuatro horas sin comer ningún alimento.

Al momento de su muerte, según indicó la policía del estado, el niño llevaba un conjunto de Teenage Mutant Ninja Turtles y un pañal empapado de orina. Asimismo, fue encontrado en su cama con espuma oral.

Según su declaración ante la policía, Tara Sabin comentó que Zachary tenía un problema urológico hereditario, el cual provocó que mojara su cama. Sin embargo, después de notar que el líquido era oscuro, la pareja le exigió tomar, por lo menos, un par de botellas de un litro al día.

La noche anterior a su fallecimiento, Ryan Sabin, quien es un soldado en Fort Carson, había notado que su hijo vomitaba, debido a que tomaba el agua lentamente, y asumió que era porque se acumulaba aire en su estómago. De todas formas, le ordenó que debía terminarse el líquido, como él lo hacía en el ejército, mientras el resto de la familia cenaba.

Ante esa instrucción, Zachary permaneció en la cocina incluso cuando sus hermanos estaban por acostarse, según la declaración jurada de la madrastra. Alrededor de las 21 le dijo a su padre que le dolían las piernas y se puso a llorar. En ese momento, Ryan Sabin presuntamente habría pateado a su hijo en un par de ocasiones para ordenarle que se levantara.

A pesar de todo lo que pasó esa noche, Ryan llevó a su hijo a la cama cerca de las 23 y a la mañana siguiente (el 11 de marzo) llamó al 911 alrededor de las 6:15, tras encontrarlo con espuma saliendo de su boca.

Según medios locales, las órdenes de arresto se emitieron el martes 16 de junio por la mañana, pero los señalados se entregaron a la oficina del sheriff del condado de El Paso, la noche del mismo día. Cabe mencionar que enfrentan el delito de asesinato en primer grado, abuso infantil que resultó en la muerte de Zachary, así como otros seis cargos menores por abuso infantil.

De acuerdo con las autoridades, el menor, quien era estudiante de quinto grado en la escuela primaria Explorer, en Colorado Springs, fue encontrado muerto el 11 de marzo en su casa de la localidad de Black Forest.

Jacqueline Kirby, portavoz de la oficina del sheriff del condado de El Paso, señaló que la información sobre la muerte del menor no se había dado a conocer antes de este martes, ya que “a veces lleva meses terminar una investigación para determinar si es necesario presentar cargos penales”.

La madre biológica de Zachary, Angela Tuetken, declaró que su hijo era un ávido lector, cuya saga favorita era Harry Potter. Además, entre sus aspiraciones adultas se encontraban ser veterinario o zoólogo, debido al profundo amor que tenía por los animales.