El insólito hecho ocurrió en la ciudad de Waldbröl, cuando por medio de una llamada telefónica de ruidos extraños alertó a la policía local de que del otro lado se encontraba un narcotraficante. 

Los efectivos que atendieron la llamada comenzaron a escuchar una especie de ronquidos, los oficiales, de inmediato se dirigieron a la casa que lograron localizar por GPS para determinar si existía alguna emergencia.

Al golpear la puerta, la persona que les abrió estaba sorprendida, las fuerzas de seguridad ingresan a la propiedad y sintieron olor a marihuana, en ese momento decidieron ingresar por completo al domicilio.

En ese operativo hallaron cannabis, numerosas pastillas de éxtasis, grandes cantidades de cocaína y anfetaminas, además de balanzas y dinero en efectivo.

Los policías detuvieron a quien les permitió la entrada y a otro hombre que estaba dormido, mientras ambos se quejaban de que nadie había llamado a las autoridades.

Finalmente, según informó Bild, uno de ellos descubrió en su celular que había llamado a la Policía sin querer al quedarse dormido