Un vecino se despertó al escuchar ruidos afuera de su casa y observó que abajo, el ladrón se había apoderado del estéreo de su auto y, además, destrozó el cristal de otra casa cercana para meterse y quedarse dormido. Al ser consultado por la Policía, manifestó que "el desubicado rompió una ventana y se quiso quedar a dormir”.

El insólito hecho ocurrió en el barrio 240 Viviendas de Río Gallegos. Intervino el personal del Comando Radioeléctrico y de la comisaría. Antes de llegar la policía al lugar, el delincuente ya había sido reducido por el damnificado, según detalló La Opinión Austral. 

El joven terminó en la comisaría y se informó al Juzgado de Instrucción Nº 1, a cargo de Marcela Quintana, quien dispuso que, cumplidos los plazos legales, el joven recupere su libertad bajo caución juratoria y se entregue el estéreo al dueño. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!