Un juez ordenó la clausura de la Escuela 39 de Comodoro Rivadavia hasta tanto se realicen las verificaciones en las instalaciones de gas, a partir de la denuncia formulada por su directora, Claudia Aguilar, quien se encuentra separada del cargo tras esa presentación. La medida judicial dispone que tome intervención la Asesoría de Familia, mientras que un grupo de padres impulsa una movilización para este martes 27 en las puertas del edificio escolar, en reclamo “por una escuela segura”.

La medida cautelar fue dispuesta por el juez Alejo Trillo Quiroga, quien ordenó al Ministerio de Educación y empresas contratadas por el mismo que en un plazo de 5 días, informe “si las instalaciones de gas de la Escuela 39 de Comodoro Rivadavia se encuentran en condiciones óptimas para su normal funcionamiento como establecimiento educativo, procediendo, en su caso, a la inmediata suspensión de las actividades que allí se desarrollan”.

El secretario general de la ATECH, Santiago Goodman, advirtió este martes que “la prueba de hermeticidad no se hizo en el edificio”, ya que solamente “se hizo la prueba de estanqueidad, que no sirve para detectar pérdidas de gas: esto es sólo una verificación por 15 minutos para ver si se movió el contador del regulador de gas con todas las llaves de gas del edificio cerradas, pero no sirve para detectar pérdidas”, precisó el dirigente, quien también defendió a la directora:
“Fue separada de su cargo por denunciar la falta de seguridad en la escuela”, cuestionó Goodman.

Padres se movilizan este martes

Por su parte, desde la comunidad de padres y madres de la escuela convocaron para este martes, a las 11:30 hs en las puertas del edificio escolar, en reclamo “Por una escuela segura”, según plantea la convocatoria.

“Por directivos que cuidan de nuestros hijos y su equipo docente –indican-. Por una vuelta a clases en edificios en condiciones”.

Goodman también recordó que hay alrededor de 20 edificios escolares que no están en condiciones de reabrir tras el receso, con refacciones que en algunos casos tardarán más de 90 días, al tiempo que advirtió que tampoco están garantizadas las condiciones para el dictado de clases virtuales.