Roberto Conte tenía 69 años y estaba jubilado. Esta madrugada el hombre fue sorprendido por al menos 3 delincuentes en su casa de la calle Aguaribay al 700. Se defendió a los tiros y mató a uno de los ladrones, pero murió de un disparo en el abdomen. Los otros delincuentes huyeron en un auto Fiat Cronos, de color blanco.

La fiscalía interviniente caratuló la causa como “robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa de homicidio criminis causa”.

En el lugar la policía secuestró una billetera con dinero, un destornillador utilizado para ingresar a la vivienda y un celular. Además, la policía científica incautó 6 vainas servidas calibre 40mm y dos proyectiles deformados del mismo calibre.