RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Un joven de 22 años fue apuñalado a plena luz del día en un barrio periférico de Río Gallegos. Recibió un puntazo en el torso y está internado en el Hospital Regional. La Policía investiga el violento hecho. 

“Primo, me estoy muriendo”, fueron las palabras de Agustín, el joven que había sido apuñalado, a su primo Jorge, antes de desvanecerse en sus brazos y caer tendido en la calle, sobre José Ingenieros y Olegario Sierpe, en el barrio Juan Pablo II, este lunes a la tarde. 

Minutos antes, Agustín junto a su primo Jorge habían ido al polirrubro M y M, a una cuadra de su casa, a comprar mercadería. Allí se cruzaron con un hombre y una mujer que estaban tomando una cerveza.

“¿Qué te pasa a vos, la c... de tu madre?”, le dijo la mujer a los jóvenes que -sorprendidos por el insulto- respondieron de la misma manera, pero para que la situación no pasara a mayores, decidieron irse al mercadito y volver.

Según informó La Opinión Austral, la pareja esperó en una plaza cercana a que salieran los primos del local. Cuando los chicos volvían a su casa, comenzaron a arrojarles piedras. “Nos c... a cascotazos”, relató Jorge al diario.

“Cuando nos íbamos ahí es cuando vino el tipo y lo apuñaló a mi primo”, dijo Jorge. 

El cuchillo que utilizó el agresor, que hasta el momento no fue identificado, era de grandes dimensiones y se lo asestó, desde atrás, al torso hiriendo el costado izquierdo de Agustín.

Los primos escaparon, pero justo en la esquina de su casa el joven se desmayó. Jorge, desesperado, empezó a pedir auxilio y llegó con su auto Alejandro Pereira, su vecino de la cuadra, que además es jubilado de la Policía.

“No lo dudé, lo subimos al auto y lo llevamos al hospital”, contó el hombre, mientras la Policía realizaba las pericias correspondientes en el habitáculo de su Renault Clío, tras el heroico acto. “Lo hice porque pertenezco a la fuerza y porque son mis vecinos”, expresó Alejandro.

Ya cerca de las 16, llegaron buenas noticias para la mamá de Agustín. Desde el Hospital Regional, el policía que estaba con el joven herido le prestó su celular para que llamara a sus familiares. “Mami, no te preocupes, estoy bien”, le aseguró el joven.

A Agustín le certificaron lesiones graves, pero no quiso radicar la denuncia porque conocería al que lo apuñaló

El Juzgado de Instrucción N° 2 a cargo de Valeria López Lestón ordenó que el caso se investigue a fondo y dar con la identidad del agresor.

TESTIGO DEL ATAQUE

Cuando un vecino observó que la pareja escapó en dirección al asentamiento intentó seguirla, pero no pudo. “Por suerte no los alcanzó; el tipo estaba con el cuchillo todavía. Podría haberlo agredido igual”, indicó un efectivo de la Comisaría Quinta que había quedado como consigna en el lugar del ataque.

La Policía ya tendría cercado al autor. Además de las declaraciones, se secuestraron las cámaras de seguridad del polirrubro. La pareja había ido a comprar cerveza antes del entredicho y el ataque, por lo que sus rostros habrían sido grabados.

“Por el momento no hay allanamientos. Estamos buscando establecer la identidad del autor del ataque”, dijo el jefe de la Seccional Quinta, comisario Marcelo Díaz.

Este lunes, Agustín fue sometido a una tomografía computada para determinar si el “puntazo” tocó algún órgano vital, y seguirá hospitalizado.