Un joven acordó un encuentro a través de una aplicación de citas el pasado fin de semana. Según la denuncia, dos personas intentaron ahorcarlo y drogarlo en su departamento ubicado en el microcentro porteño. El joven se resistió y logró zafarse para pedir ayuda. Posteriormente los atacantes fueron detenidos con sustancias sedantes entre sus pertenencias. 

Pablo, de 34 años se había contactado con uno de los agresores a través de la aplicación Grindr. Tras mantener una charla, acordaron el encuentro y el otro hombre propuso sumar a un amigo. Ambos llegaron a la vivienda del denunciante. 

Pablo hizo pasar a los dos jóvenes al departamento: uno de ellos tenía una mochila puesta, de allí sacó una botella y le ofreció al dueño de la casa una bebida. El se negó a tomar, pero los acusados insistieron, lo que levantó las primeras sospechas. Luego comenzó la agresión. 

“En un momento uno de ellos me distrajo y el otro se había puesto unos guantes negros y me empezó a ahorcar”, recordó Pablo, según Infobae. 

Y continuó su relato: “Me dijo ‘mirá, esto es un momento nada más y ya se termina”. En medio de esa desesperante situación, el hombre logró zafarse de ellos a los golpes. Salió del departamento y bajó las escaleras, pero quedó encerrado entre el palier de entrada al edificio y el pasillo junto a los atacantes.

Un joven denunció que intentaron drogarlo y ahorcarlo en una cita que acordó a través de una app

En ese momento, transeúntes que pasaban por el lugar vieron y escucharon los pedidos de auxilio de Pablo. Dieron aviso al 911 y más tarde se acercaron agentes de la Comisaría Vecinal 1D de la Policía de la Ciudad. “Yo les pedía por favor a los policías que rompan la puerta para poder salir”, dijo la víctima.

Los oficiales tuvieron que esperar a que un vecino les abriera, porque él no tenía la llave encima. Los Policías ingresaron y los agresores entregaron la mochila. Según Pablo, les dijeron a las autoridades que no lo conocían y que recién bajaban desde otro piso.

Para la víctima, aprovecharon esos minutos en los que los agentes buscaban la manera de entrar al edificio para tratar de deshacerse de los elementos que, igualmente, luego fueron secuestrados: una botella de vodka, dos latas de una bebida energizante y dos frascos de sedantes clonazepam, de 2,5 miligramos cada uno.

Los acusados fueron detenidos en el lugar. Ambos de 26 años, con domicilios registrados en los partidos bonaerenses de San Miguel y Lomas de Zamora, no cuentan con antecedentes penales. Ya fueron liberados y quedaron a disposición del Juzgado Criminal y Correccional Nº53 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de la jueza Érica María Uhrlandt, en el marco de una causa caratulada como tentativa de robo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!