CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Federico aseguró que los rugbiers imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa ocurrido a la salida de un boliche en Villa Gesell lo atacaron en manada en septiembre pasado durante una fiesta y lo difundieron a través de las redes.

La víctima contó en diálogo con el programa “Cortá por Lozano” cómo fue la agresión de los detenidos por el crimen de Fernando. Detalló que uno de ellos le reclamó que le había roto su vaso.

El joven aseguró que no tenía intención de pelear, pero empezaron a golpearlo de todos modos. “Cuando me pegaron, me caí y empezaron a darme patadas”, dijo. Y precisó que al lograr reincorporarse corrió para meterse dentro de su auto para resguardarse. Una vez allí, dio marcha atrás y la parte trasera del coche cayó en un zanjón.

“Aprovecharon todos y vinieron a pegarme, a mí y al auto. Abrieron puertas y ventanas. Cuando logré irme, me tiraron piedrazos”, aseguró y señaló además que una de las piedras arrojadas le cayó en la cara. 

 Nuevamente, los rugbiers filmaron toda la escena y la publicaron en las redes sociales, según publicó Radio Mitre este miércoles.  Federico se enteró porque se lo contaron sus amigos y familiares. “Yo no quise verlo porque me iba a hacer mal”, indicó. 

El joven aseguró conocía a los jóvenes de algunas otras fiestas a las que ha ido en Zárate. Presentó dificultades para caminar luego del ataque, pese a que no sufrió heridas graves. En ese entonces decidió no realizar la denuncia.