ESQUEL (ADNSUR) - El sábado a la noche, en el barrio Matadero de Esquel, un menor armado atacó a tiros una vivienda vecina e hirió a tres personas, más un cuarto que recibió un balazo cuando la Policía llegó al lugar y el atacante volvió a salir de su casa a los tiros.

El sangriento episodio ocurrió en el Pasaje Santa Cruz al 300, donde vive una familia. Cuando los policías llegaron al lugar alertados por un llamado telefónico, observaron a un grupo de unas 15 personas, integrantes de la familia atacada y también vecinos, que salieron de la vivienda muy alteradas y con elementos contundentes en sus manos, como palos, hierros y piedras.

El personal policial intentó calmar los ánimos y en medio de los gritos escucharon que varios sindicaban a un joven vecino que había venido con un arma a tirotear la vivienda de sus vecinos.

Los policías comprobaron que una de las ventanas del lugar tenía un orificio presuntamente causado por un proyectil de arma de fuego.

Los ánimos no se calmaron y el grupo de personas caminó unos metros hasta la vivienda del agresor, atacando el lugar con piedras. En medio de esto, el joven acusado de ser autor de los disparos salió de su casa portando un arma de fuego y realizando disparos, uno de los cuales hiere a un hombre que quedó tendido sobre la calle.

Los policías que estaban en el lugar solicitaron refuerzos y logran detener al atacante, que es menor, pero también detuvieron a otras cuatro personas, entre las cuales estaban algunos de los heridos. Además, dictaron una orden de captura de otros dos hombres que estuvieron vinculados al violento hecho.

Este domingo a primera hora, la situación del menor detenido por el ataque tuvo detalles que hacen más confusa todo el hecho. Luego de habérsele practicado el “dermo nitro test”, para saber si fue él el autor de los disparos, debía ser entregado a un asesor de menores para ser trasladado a un lugar bajo custodia.

El asesor finalmente debió trasladarlo a su domicilio en virtud de que el COSE no cuenta con el espacio físico para recibirlo. Tampoco pudo ser llevado al Hogar de Adolescente por no tener su propia voluntad, indicaron fuentes policiales.

Este hecho es el tercero que se produce en las últimas 48 horas de manera similar con patrones de conducta similares en dos barrios de Trelew y Puerto Madryn respectivamente.