Ocurrió en Bahía Blanca, en donde un chico de 19 años condenado por violar a una mujer en el 2018,cuando aún no era mayor de edad, escapó del hospital bonaerense y aún no saben adonde está.

El 7 de agosto de 2018, el joven fugitivo junto a otros dos hombres abordaron a la mujer cuando cruzaba un descampado en dirección hacia su casa.

La víctima está aterrorizada y vive en el mismo barrio de Bahía Blanca, donde reside la familia del fugado, lo que la puso doblemente en alerta, según informó su abogado.

“Tiene mucho miedo”, afirmó Jorge Soteri en relación a la situación que vive por estos días su clienta, a partir de que se enterara de la huida de uno de sus tres agresores.

La fuga, que trascendió en las últimas horas del lunes, ocurrió el viernes, cuando el joven fue trasladado desde el Centro de Contención Valentín Vergara en el que está alojado, hacia el hospital Interzonal de Agudos José Penna. Allí debía ser evaluado por un especialista en psiquiatría, en una consulta considerada de rutina.

Un joven acusado de violación se escapó de un hospital y la víctima está aterrorizada

Sin embargo, según informó Clarín, mientras esperaba ser atendido en la guardia, burló a la custodia civil que lo acompañaba y se escapó a través de la laberíntica estructura del hospital, que ocupa cuatro manzanas.

“No se conocen aún las circunstancias en las que se fugó, pero se está investigando”, dijo este martes una fuente de la comisaría cuarta, a cargo del caso.

El vocero confirmó que el joven estaba esposado cuando fue trasladado al hospital, como ya había ocurrido, al menos, en dos citas previas.  A pesar de ello, no tenía custodia policial porque su presencia se define en función de la peligrosidad que evalúan sus guardias.

La identidad del fugado también se desconoce ya que su situación aún está bajo la órbita del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, donde debe cumplir una pena de 15 años. Por esa misma razón, ni la Justicia ni la Policía difundieron su imagen para colaborar con la búsqueda.

El rastrillaje se extiende, según se indicó, a un amplio sector de la ciudad de Bahía Blanca. Incluyó viviendas de su entorno familiar, pero en ninguna de ellas se lo pudo hallar.

En el fuero de menores, el joven fue condenado en 2018, cuando tenía 16 años, por participar del ataque sexual a una mujer, ocurrido en la zona este de Bahía Blanca.

En un principio, comenzó a cumplir la pena en un centro cerrado de La Plata, pero cinco meses atrás fue trasladado nuevamente hacia esta ciudad, con el fin de que pudiera recomponer sus vínculos familiares. 

Al mismo tiempo de su condena, la Justicia ordinaria aplicó penas de 26 y 28 años de cárcel a Jonathan Francisco Cardamone y Nicolás Javier Torres.