El hombre al que están buscando desde este miércoles se llama Alejandro Buchieri, tiene 35 años, y es profesor docente de nivel secundario. Según testimonios de su esposa, “la idea era estrenar el bote, se metió y yo me quedé esperándolo con el mate. Tenía un salvavidas puesto. A los 40 minutos no regresó y di aviso a la policía”, relató.

Por estas horas de jueves, primer día de desaparecido, las fuerzas de seguridad de Tierra del Fuego continúan la búsqueda por el Mar Argentino en la zona de Cabo Domingo.

La mujer relató a medios de prensa que su pareja quería probar la embarcación adquirida en forma reciente para llevar a sus próximas vacaciones en Puerto Madryn.

También dijo que el hombre “nada y rema muy bien” y que seguramente “buscó refugio en algún lugar”, por lo que pidió que “no dejen de buscarlo”.

Foto: Cabo Domingo, Río grande.
Foto: Cabo Domingo, Río grande.

Las autoridades locales organizaron en poco tiempo un operativo que incluye a integrantes de la Policía de la Provincia, Defensa Civil Municipal y la Prefectura Naval Argentina.

Parte de los efectivos realizaron ayer y continúan este jueves un “barrido” terrestre para intentar divisar al náufrago desde la costa, recorriendo desde la zona en que se introdujo al mar hasta la desembocadura del Río Grande.

En tanto los miembros de Prefectura patrullan el lugar con motos de agua, hasta el momento sin ningún resultado.

A su vez, los funcionarios solicitaron la colaboración de una avioneta del Aeroclub de la ciudad que también realiza sobrevuelos a baja altura para intentar dar con el paradero de la persona extraviada.

Las autoridades especulaban en las últimas horas con la posibilidad de extender la búsqueda mar adentro, en la hipótesis de que el bote pueda haber sido arrastrado a zonas más profundas, por efecto del viento y las mareas, en un lugar donde la temperatura del agua es muy baja para la supervivencia humana.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!