COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un helicóptero del Ejército se sumará desde este martes a la intensa búsqueda de Victorio Jousin, el hombre de 75 años que padece Alzheimer y desapareció de su casa de Kilómetro 8 el jueves 16 de enero por la tarde.

Desde entonces, familiares, amigos y vecinos se sumaron a la búsqueda que realiza la policía con canes, caballos, cuatriciclos, drones y hasta se sumó el helicóptero de Prefectura, con los que ya se rastrillaron varios sectores de zona norte son novedades.

Tal como informó más temprano ADNSUR, Hugo Morales, responsable de la División Búsqueda de Personas, confirmó este martes por la mañana que "durante las últimas horas no hemos tenido novedades, pese al importante despliegue en la zona del basural de Km. 18, donde trabajan  cerca de 90 personas trabajando. No lo hemos podido ubicar y no pudimos establecer si estuvo recorriendo la zona que estuvimos rastrillando”, dijo.

Morales afirmó que se trabaja en la hipótesis que alguien lo haya levantado y lo haya trasladado a otro sector de Comodoro o bien fuera de la ciudad.  “Quizá pidió que lo lleven, porque en algún momento dijo que tenía  intenciones de volver al campo, al lugar donde se crió. Quizá encontró alguien que le pidió que lo llevara a la ruta, posiblemente haya hecho dedo y lo hayan trasladado a otro lugar”, manifestó a Radio Del Mar.

Este lunes, Julio, hijo de Victorio, manifestó su preocupación por su padre quien además de padecer Alzheimer es hipertenso y precisa de su medicación.  “Ya no tenemos indicios de donde buscar, lo poco que había ya lo recorrimos, Km.11 hasta Astra y hasta Caleta Córdova, no hay rastros ni nada”, dijo.

Julio pidió colaboración de los vecinos de Kilómetro 8 que tengan cámaras de seguridad en sus casas o comercios “por los recorridos que el habitualmente pasaba no hay rastros, eso es llamativo.  Nosotros pedimos que los que tengan cámaras de seguridad las revisen, desde las 14 horas del jueves para ver si en algún momento se lo ve pasar”, indicó.

El abuelo fue visto por última vez cerca de su domicilio de la calle Nahuel Huapi, en Standard Norte. Al momento de desaparecer vestía una gorra color negra tipo visera con rombos celestes, buzo polar con cierre verde militar, pantalón de jean gris y zapatillas verdes.