Uno de los cuatro fiscales del juicio que se le sigue, entre otros, al líder de la banda narcocriminal “Los Monos, Ariel “Guille” Cantero, por doce ataques a balazos contra edificios y domicilios de funcionarios judiciales en la ciudad de Rosario, aseguró hoy que sus custodios personales le recomendaron que su seguridad sea más "estricta", al punto de que anoche tuvo “que bajar a buscar una pizza con un chaleco antibalas”.

Se trata de Matías Edery, quien dialogó con Radio 2 de Rosario, luego de la audiencia de apertura del debate llevado a cabo en el Centro de Justicia Penal de esa ciudad santafesina, y señaló que “trata de vivir de la manera más tranquila posible”.

“Yo hace dos años que tengo custodia y uno se va adaptando, por supuesto no es la situación más cómoda. Hay momentos como este que por supuesto la custodia me dijo que tenía incentivar un poco que sea más estricta. Por ejemplo ayer me tuve que bajar a buscar un pizza con un chaleco antibalas”, relató Edery.

Luego, agregó: "No es una situación que me guste, pero bueno, entiendo que hay momentos en que hay que prestar más atención a esto y adaptarte un poco, no es lo más lindo pero uno se termina acostumbrando".

En el juicio oral, Edery está acompañado de los fiscales Gastón Ávila, Miguel Moreno y Aníbal Vescovo, y ayer solicitaron 24 años de prisión para Cantero por siete hechos de "amenazas coactivas agravadas por ser anónimas, por la utilización de un arma de fuego y por tener como propósito alguna medida o concesión de un miembro del poder público en concurso ideal con daño calificado".