La Municipalidad de La Plata desalojó durante la madrugada una fiesta clandestina en la localidad de Ángel Etcheverry, donde más de 150 personas celebraban un cumpleaños de 15, a pesar de las restricciones dispuestas para evitar situaciones de contagio por el COVID.

Tras una denuncia al 147 de Atención al Vecino, móviles de la Guardia Urbana de Prevención (GUP) y de Control Ciudadano se dirigieron a calle 52 y 223, al llegar al lugar se encontraron con un evento multitudinario.

En el predio había más de 150 personas, de  las cuales su gran mayoría salieron corriendo al ver llegar las patrullas Municipales, y otras siguieron bailando como si nada pasara, según la explicación oficial.

“Un cable improvisado de electricidad atravesaba toda la propiedad llegando al estacionamiento, y gente bailando sobre el mismo, motivo por el cual se procedió al corte de energía del lugar para evitar cualquier tipo de tragedia”, se informó.

Según explicaron fuentes municipales, se secuestraron equipos de sonido, parlantes, luces, bebidas alcohólicas y 3 gazebos que estaban armados en el predio, 

"Debemos comprender que estamos atravesando situaciones de riesgo en materia sanitaria y estos eventos donde se acumula demasiada gente no ayudan a reducir la transmisión del virus, más allá de no contar con ningún tipo de permiso alguno e infringir lo dispuesto en un decreto presidencial", sostuvo Ganduglia.

Según se detalló, personal municipal labró un acta de infracción al dueño del lugar y se aplicará la multa correspondiente de acuerdo a la gravedad de los hechos.

De acuerdo a las disposiciones del intendente municipal Julio Garro, las sanciones en el marco de estas restricciones dispuestas por el COVID 19 llegan a los 2 millones de pesos para quienes organicen fiestas clandestinas en bares, salones de fiestas o casa quintas, de acuerdo al artículo 104 del Código Contravencional, y recaerán en quienes organicen el encuentro y en los propietarios del inmueble donde se desarrolle.