La víctima es fue Aleg Goyda, quien trabaja en un comercio de la localidad de Merlo, y decidió presentar una denuncia ante la Justicia después de que una patota de 25 personas lo golpeara de forma brutal el pasado lunes cerca de las 13:30 horas de la tarde.

El grupo de malechores destruyeron el local y robaron gran parte de dinero en efectivo. La víctima señaló a una “fachada de mutual” dedicada a agrupar a los vendedores ambulantes de la zona y que opera también en el tren Sarmiento. “Andate de Merlo, no te queremos acá”, le advirtieron.

Pero no fue lo único que le dijeron. “Cerrá el negocio, acá manejamos nosotros. Si no te vamos a matar”, fueron algunas de las amenazas que constan en la denuncia.

El ataque, según consta en la denuncia, ocurrió el lunes 6 a las 13.30, cuando un grupo integrado por 20 o 25 personas irrumpió en el local del comerciante Aleg Goyda, ubicado en Jujuy al 1.000, en el partido bonaerense de Merlo.

La patota ingresó destrozando los vidrios de las puertas y ventanas, y provocando diversos daños en el mostrador del local. “Procedieron a apoderarse ilegítimamente de mercaderías varias y dinero en efectivo que se encontraba en la caja registradora por un valor aproximado que se estima entre $350 mil robados directamente en efectivo y otros $300 mil de mercaderías sustraídas”, precisa en el escrito que recayó ante la UFI N°2 del departamento Judicial de Morón, a cargo de Fernando Capello.

Un comerciante fue golpeado y amenazado por 25 personas: "Cerrá el negocio, si no te vamos a matar"

Además del robo, como se expone en las imágenes, la patota también agredió al comerciante. Justamente, el hombre “denuncia robo agravado por haber sido cometido en un lugar poblado y en banda; coacción agravada con el fin de compeler a una persona a hacer abandono de su trabajo; lesiones daños; daños y asociación ilícita para cometer delitos”. Así dice en el escrito presentado por el abogado Javier Baños este miércoles en la Fiscalía de Morón.

La denuncia, a su vez, recae sobre seis personas que aparecen citadas en el texto, con nombre y apellido. Según la presentación ante la Justicia, los agresores trabajan a través de una “fachada de mutual” dedicada a agrupar a los vendedores ambulantes de la zona, especialmente de los que realizan sus labores en los transportes de pasajeros. “Conforman una verdadera asociación ilícita dedicada a cometer delitos, entre otros, robos, daños, lesiones y coacciones”, detalló el documento.

“A cada uno de ellos los puedo identificar, porque me vienen a comprar todos los días. Escuché rumores sobre que ellos querían venir a Merlo a poner su negocio y, como yo estoy acá y compro directo de fábrica y todo, no tienen oportunidad conmigo por los precios para vender. Entonces me quieren sacar del medio a mi”, comentó Goyda en declaraciones a Todo Noticias.

Un comerciante fue golpeado y amenazado por 25 personas: "Cerrá el negocio, si no te vamos a matar"

Con lesiones en su rostro, el comerciante detalló antecedentes. “Esto no da para más, porque estos de la mutual vinieron con toda la patota en julio y dijeron que se iban a quedar con mi negocio. Uno que hizo durante tanto tiempo el sacrificio y ahora ellos se quieren quedar con el local”, contó.

“Vinieron en banda a patotearme, y diciendo que ellos son los que mueven en Merlo, Morón y en todos lados. Que me vaya de acá porque me iban a matar”, insistió el denunciante. Y en ese sentido, agregó sobre el conflicto que existe en relación a la actividad de los agresores y la suya: “Ellos manejan el tren Sarmiento y tienen una mutual y le venden a los buscas. Entonces, ellos se quieren quedar con Morón, con Merlo y con todo el Sarmiento. Yo soy mayorista y le vendo a los buscas, a los revendedores, y a los que venden en la calle y en todos lados”. Goyda señaló que los agresores lo consideran una competencia.

En el escrito que ya tiene el fiscal Capello también se detalla que la banda agresora, tras destruir el local en Merlo y agredir a Goyda, se dirigieron a Morón, donde buscaron accionar de la misma manera contra el comercio de Manuel Oscar Burgos, ubicado en Uruguay 72. “Pero solo provocaron daños y robaron menos mercadería en dicho local dado que actuó rápidamente la Policía y no se animaron a saquearlo con la presencia de los uniformados”, completó el escrito.