CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - En las últimas horas, un carnicero mató a un ladrón que entró a robar en su local, ubicado en la villa 21-24 en Barrancas, junto a seis cómplices. Tras la muerte del delincuente, un grupo de personas se dirigió a la carnicería e intentó prenderla fuego como venganza. El dueño de comercio quedó detenido por el homicidio.

Según informaron fuentes de la Prefectura, el hecho ocurrió este jueves por la mañana en la avenida Iriarte 3540. En el lugar se encontraba el dueño de la carnicería junto a dos empleados, uno de los cuales tenía un arma de fuego. Cuando los delincuentes ingresaron con fines de robo, el joven, de 23 años, comenzó a dispararles.

En ese instante, la banda se dio a la fuga, pero a pocos metros del lugar uno de los ladrones notó que estaba herido. Se trataba de Gonzalo Ariel Hermosilla, de 21 años, quien en la huida se dio cuenta de que tenía sangre en la remera, publicó Infobae.

En medio de la fuga les avisó a sus cómplices que el carnicero le “ había dado” y que necesitaba que lo llevaran a algún centro médico. Un vecino lo trasladó al Hospital Penna en su auto particular, pero murió pocos minutos después.

A Hermosilla, el carnicero le había acertado un disparo en el tórax. Después de que el joven murió, un grupo de unas 20 personas se acercó a la carnicería e intentó prenderla fuego en venganza por el asesinato hasta que los dispersó personal de la Prefectura.

Tras la orden del Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 58, a cargo de María Acosta, el personal policial arrestó al carnicero bajo la caratula de “homicidio simple” -con un pena prevista de 8 a 25 años- como a Jorge Ríos, el jubilado de 71 años que mató a un ladrón en Quilmes después de que le entrara a robar en su casa.

El hecho recuera al caso del también carnicero Daniel Oyarzún, quien fue absuelto por un jurado popular tras matar a un ladrón en Zárate en 2016 luego de haber sido asaltado en su negocio.