CÓRDOBA (ADNSUR) - En la madrugada de este martes una familia salió rápidamente al patio de su casa luego de escuchar un golpe seco. Efectivamente, se encontraron con un escenario lamentable: su auto estaba sin la rueda trasera izquierda, mientras que la derecha estaba desencajada, a punto de ser extraída.

Ocurrió cerca de las 3.30 en el barrio Estación Flores, en Córdoba, donde los vecinos se manifiestan cansados de ser acechados por la inseguridad, donde los ladrones no paran ni siquiera con el aislamiento obligatorio por el coronavirus. 

El delincuente utilizó bloques de cemento para levantar al vehículo y poder robar. Logró sacar uno de los neumáticos, pero luego la estructura cedió, el auto cayó y le aplastó la mano, arrancándole uno de sus dedos.

Ante la indignación, la dueña del rodado registró todo en un video: precisamente allí, entre el neumático y el guardabarro había quedado la parte del dedo del delincuente y alrededor restos de sangre consecuencia de la herida. 

De todas maneras, el ladrón logró escapar con parte del botín que fue a buscar, informó Crónica.