MADRID (ADNSUR) –  En  la ciudad española de Madrid, una mujer de 80 años llamó a la policía porque su hijo no la dejaba entrar a su casa, y dijo que temía por la salud de su marido. Cuando los oficiales llegaron al lugar, el hombre  les aseguró que su padre no estaba, pero al revisar el lugar encontraron el cadáver.

El crimen  ocurrió el lunes por la mañana, cuando los  efectivos de la Guardia Civil llegaron notaron que el hombre de 43 años estaba muy nervioso y que había contradicciones en su relato. Cuando pudieron convencerlo de que abriera la puerta, encontraron el cuerpo de su padre sin vida, con más de una decena de puñaladas.

Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que el parricida haya tenido un brote psicótico, ya que padece un trastorno mental por el que tomaba medicación, y en marzo había agredido a su madre.

Asimismo, las autoridades  intentan determinar si, actualmente, estaba consumiendo drogas ya que tienen antecedentes penales por tenencia y por violencia de género, así lo informó Crónica.