Catorce niños y una docente murieron este martes luego de que un joven armado abriera fuego en una escuela primaria de Texas. El agresor, de 18 años, resultó abatido.

El agresor “disparó y mató, de manera horrible e incomprensible, a 14 estudiantes y mató a un maestro”, confirmó el gobernador del estado, Greg Abbott, en rueda de prensa.

Además, precisó que el atacante, identificado como el adolescente local Salvador Ramos, también había “fallecido”, y agregó que “se cree que los agentes que respondieron lo mataron”.

Por su parte, el alcalde de Uvalde (a 135 kilómetros al oeste de San Antonio), Don McLoaughlin, había reconocido previamente que la situación era “muy mala” y que su equipo estaba tratando de contactar con los padres de los niños para transmitirles toda la información que disponían.

El Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde informó que un tirador activo fue reportado en la Escuela Primaria Robb cerca del mediodía. El departamento dijo en Facebook que la gente debería evitar el área porque era una “escena policial activa”.

La escuela cuenta con algo menos de 600 alumnos y sobre las 11.43 hora local (13.43 en la Argentina) envió un mensaje a los padres: “Tenga en cuenta que en este momento todos los campus están cerrados debido a disparos en el área. Los estudiantes y el personal están seguros en los edificios”.

Poco después de las 13 hora local (15 en la Argentina), la policía confirmó que el agresor fue detenido y está bajo custodia.

La escuela comunicó que los estudiantes serían trasladados a un centro cívico de la ciudad para que se reencontraran con sus padres.

Con información de La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!