COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este lunes se realizó en Tribunales la jornada de alegatos finales en el juicio contra Andrea Ruiz, la mujer que tuvo a su beba en el baño y la dejó morir el 14 de diciembre de 2018 en una casa de la calle 10 de Noviembre, del barrio Quirno Costa. La fiscal solicitó que se declare a la imputada “autora” penalmente responsable de “homicidio agravado por el vínculo”, en perjuicio de su hija y la defensa requirió su absolución. El tribunal pasó a deliberar y el próximo viernes a las 13 h. dará a conocer su veredicto.

En su alegato, la fiscal Cecilia Codina argumentó que “ha quedado probado a lo largo del debate tanto la materialidad como la autoría del hecho” en cabeza de la imputada, mencionando que a Ruiz le preguntaron todos los datos en la ambulancia y respondió todo; en el Hospital se dan cuenta, por el tamaño de la placenta, de que faltaba el niño, que se encontraba en una bolsa con residuos detrás del inodoro. Cuando la tocoginecóloga le pregunta dónde estaba el bebé, la imputada primero no responde y después contesta que estaba detrás del inodoro, que era un embarazo no querido. Ruiz estuvo lúcida en todo momento", dijo.

Respecto de la personalidad de la imputada, la fiscal recordó que las profesionales  refirieron que tuvo una historia de vida difícil, con una familia disfuncional, con baja autoestima, insegura y dependiente de los demás. Negó el embarazo porque era una situación que no sabía enfrentar. Entendía, comprendía y tuvo el manejo de su voluntad al momento del hecho. Al momento del hecho no había patología que impidiera entender lo sucedido.

“La criatura nació con vida”, aseguró la fiscal. "Respiró y tenía reserva de alimento. Falleció por falta de liga del cordón umbilical y falta de aire en la bolsa. El Ministerio Público Fiscal ha probado el hecho traído el debate y la calificación legal de homicidio agravado por el vínculo, descartando causas de justificación, emoción violenta y circunstancias extraordinarias de atenuación. Se ha probado el hecho traído a debate y no hubo conducta atípica; se ha acreditado la intensión de Ruiz de quitarle la vida a la criatura. Al cortar el cordón umbilical y colocarla en la bolsa se aseguró el resultado muerte, la ocultó", concluyó la fiscal.

En contraposición, los defensores sostuvieron que “ha prosperado la teoría negativa del caso propuesta por la defensa”, es decir que “la fiscalía no ha podido probar el hecho traído a debate”. Se “ha traído un caso con un reproche ético y moral, pero no jurídico. La prueba ha sido insuficiente y fruto de la orfandad probatoria. Se ha demonizado a mi representada”, sostuvo el defensor. “Hoy se sigue revictimizando a la imputada ya que no se analizó el hecho bajo una perspectiva de género”.

"Todo esto ha aumentado el nivel de vulnerabilidad de su defendida", sostuvieron y agregaron: "Sufrió de amnesia parcial y no recuerda lo ocurrido al momento del hecho. No hay dolo o intensión y no hubo un propósito homicida, agregaron los defensores. No tuvo dominio sobre el hecho al momento del alumbramiento. Para concluir solicitaron “la absolución de Ruiz por orfandad probatoria y nula perspectiva de género”.

Tuvo a su beba en el baño y la dejó morir: el viernes se sabrá si la declaran responsable

La imputada accedió voluntariamente a declarar asegurando que “no maté a mi bebé, las circunstancias fueron difíciles para mí siempre; voy a vivir con esto toda la vida y no soy una asesina”.

El tribunal dio por clausurado el debate, pasó a deliberar y el próximo viernes a las 13 h. dará a conocer su veredicto de responsabilidad.

El tribunal de debate fue presidido por Raquel Tassello e integrado por Mariel Suárez (en forma presencial) y Alejandro Soñis (por videoconferencia), jueces penales; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Cecilia Codina, fiscal general y Eve Ponce, procuradora de fiscalía; en tanto que la defensa de la imputada fue ejercida por Mauro Fonteñez y Fiorella Picón, abogados particulares de la misma.