Rayan murió la semana pasada luego de estar 4 días en un pozo de 30 metros de profundidad en el norte de Marruecos. Ahora, otro niño cayó en un pozo en Afganistán. Se trata de  Haider, de 5 años, quien murió pese al intenso trabajo que se llevó a cabo para rescatarlo.

Equipos de rescate intentan sacar a un niño de cinco años -llamado Haider- que cayó en un pozo en el área de Jaldak, en la provincia afgana de Zabul, Estaba atrapado desde hace casi tres días a 22 metros de profundidad.

Triste final: murió el nene de 5 años que había caído a un pozo de 22 metros

Si bien los servicios de rescate pudieron extraer el cuerpo del niño a primera hora de esta mañana, la agencia de noticias Bajtar, afín a los talibán, ha indicado que el pequeño falleció por un problema respiratorio y su muerte fue certificada durante su traslado a un hospital de la provincia.

Los esfuerzos de rescate han llegado tarde a pesar de la incorporación a última hora del jueves de diferentes máquinas de extracción procedentes de la vecina provincia de Kandahar. Para entonces, ya se temía que el niño se encontraba en estado crítico porque “había dejado de llorar”.

Su muerte fue confirmada en un primer momento por la dirección de Cultura e Información de la provincia de Zabul, Sharafat Wayar, y posteriormente por el alto oficial político Anas Haqqani.

Triste final: murió el nene de 5 años que había caído a un pozo de 22 metros

“Pertenezco a Dios, y a Dios vuelvo. Lamentablemente, el niño Haider ha sido apartado de nosotros para siempre. Nuestro país es de nuevo el anfitrión de la tragedia. Que Dios conceda paciencia al pueblo afgano, especialmente a la familia de Haidar, y traiga manantiales de alegría”, ha hecho saber Haqqani en su cuenta de Twitter.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!