Este jueves pasado, Brian López, el hombre acusado, se entregó a sí mismo en una comisaría de la ciudad Paraná, Entre Ríos. El agresor se dirigió en un remís, y junto a él, el arma de calibre 9 milímetros, con la que disparó a su novia.

La víctima es una oficial de policía, y su sobrina también resultó herida. El acusado aseguró no recordar nada de lo sucedido. En tanto, las dos mujeres permanecen internadas en grave estado.

El hecho ocurrió cerca de la 1 de la madrugada de este jueves en una casa ubicada sobre la calle Ramírez y Basavilbaso de la localidad de San Benito, a unos 10 kilómetros de la capital de Entre Ríos. Según las primeras versiones, en medio de una discusión López tomó el arma reglamentaria de su novia, Carla Ledesma, y ​​empezó a disparar.

Tres mujeres fueron tiroteadas y apuñaladas: el agresor las atacó y se tomó un remis a la comisaría

Esa noche, Carla recibió al menos 10 puñaladas y dos balazos, uno en la zona de la cabeza y otro en el hombro. Su sobrina, única testigo directo del episodio porque vivía con ellos, trató de esconderse en una habitación para poder llamar a alguien y pedir ayuda, pero antes de lograrlo dos tiros impactaron en su abdomen.

Al escuchar las detonaciones, la madre de Carla, que vive en un departamento al fondo de la misma propiedad, intentó acercarse pero el joven también abrió fuego contra ella, pero afortunadamente en su caso el proyectil solo la rozó. En tanto, López se escapó en ese momento hacia la casa de un amigo, al que le pidió ropa prestada para seguir adelante con la fuga. Durante 12 horas se mantuvo prófugo hasta que decidió entregarse y quedó detenido.

Tres mujeres fueron tiroteadas y apuñaladas: el agresor las atacó y se tomó un remis a la comisaría

Por otro lado, las dos mujeres heridas de mayor gravedad fueron trasladadas al Hospital San Martín, donde permanecen internadas con pronóstico reservado. Según detalló Fernando Giménez, el jefe de guardia, Ledesma ingresó con lesiones en la cabeza, hombro y diferentes partes del cuerpo, fractura expuesta en uno de sus brazos y “necesitó una reanimación al ingresar”.