Este jueves, la jueza de garantías Karina Breckle resolvió tres meses de prisión preventiva contra Hugo Cubilla, el conductor que colisionó contra una mujer motociclista que, como consecuencia del accidente, perdió su pie izquierdo.

El hecho ocurrió en la madrugada del miércoles pasado, en Playa Unión. De proseguir el proceso penal bajo la  calificación escogida por el fiscal general Fernando Rivarola, el conductor del auto podría purgar una pena de efectivo cumplimiento. El hecho fue caratulado como “lesiones graves culposas, agravado por el uso de un vehículo automotor, el consumo de alcohol y el abandono de persona”.

Para el fiscal Rivarola y la jueza de garantías Breckle, el hombre podría fugarse durante el proceso o, en tal caso, entorpecer la investigación si se tiene en cuenta que, al abandonar el lugar apenas producida la colisión, borró huellas de interés para saber lo ocurrido.

Tres meses de prisión por atropellar a una mujer: perdió el pie y volverán a operarla

Además se consideró que no tiene arraigo en la zona por lo que se presupone que podría fugarse durante el proceso. “El daño producido no tiene reparación”, manifestó la flamante jueza de garantías al describir la gravedad de las heridas que sufrió Julieta López, de 26 años, conductora de la motocicleta.

Según lo informado por los investigadores, el estado de salud de la mujer sigue siendo grave y seguirá sometida a intervenciones quirúrgicas.

La colisión

Para la jueza, de acuerdo a lo reconstruido por los investigadores a través de testigos, policías que lo observaron al volante del vehículo  y cámaras de seguridad, Cubilla conducía su auto de manera zigzagueante, acelerando y provocando muchas faltas de tránsito. “Frente a Acuavida giró en U en un lugar no habilitado y luego de traspasar la rotonda de los pescadores, invadió el carril contrario y en forma sorpresiva colisionó con el frente lateral izquierdo del vehículo con la moto que conducía la mujer. Luego del impacto arrastró a la moto y al cuerpo de la víctima  por una distancia de aproximadamente diez metros. La moto quedó incrustada en el paragolpes, motor y rueda delantera izquierda, en la zona de ripio de la banquina”, se indicó en la audiencia al momento de describir el hecho.

Agregó que Cubilla “tenía pleno conocimiento que conducía en estado de ebriedad, con un nivel aún no establecido pero superior al límite legal”. Más adelante indica que “viendo la situación en la que había colocado a la víctima y sin que ésta pudiera contar con el auxilio de otras personas, voluntariamente abandonó el vehículo y a la víctima dejándola librada a su suerte, gravemente herida”.

Según se supo en la audiencia, Cubilla ya había sido detenido y multado conduciendo en estado de ebriedad e incluso, se le había retirado el carnet de conductor,.