LAS PLUMAS (ADNSUR) – Tres menores fueron atrapados por la policía cuando estaban cometiendo un robo. Ocurrió luego de que violaran la cuarentena dispuesta por el coronavirus.

Se trata de jóvenes de 11 y 15 años, quienes fueron demorados un día después de que desvalijaron un kiosco en la terminal de ómnibus de su pueblo, Las Plumas, de donde se llevaron una importante cantidad de golosinas que después fueron devueltas por la madre de dos de ellos, antes que le allanaran la casa.

Los efectivos policiales los atraparon cuando intentaban robar en la Municipalidad, de donde se iban a llevar varias llaves, celulares, una linterna y elementos de oficina, pero fueron sorprendidos infraganti.

Las autoridades descubrieron que eran los mismos que habían robado en la terminal por las huellas de sus zapatillas. Según señalaron, en una recorrida se vio a uno de ellos en el techo del edificio del edificio comunal, les dieron la voz de alto y en ese momento los otros salieron corriendo por la puerta trasera de la Municipalidad, pero también fueron apresados.

Con la presencia de la jefa comunal Nilda Tolosa, constataron que para entrar al edificio comunal habían forzado la ventana de un baño y que  tenían preparado el botín.  En el techo, la policía incautó tres mochilas con dos celulares, una linterna y un cuchillo de 30 centímetros.

Dos de los demorados son hermanos y los llevaron a la Comisaría en averiguación del delito de “robo agravado en grado de tentativa”, aunque son inimputables. Sus padres además fueron notificados que habían infringido la cuarentena, así lo informó Radio 3.