En el inmueble reparaban los pisos de una habitación, razón por la cual habían mudado numerosos muebles a otra dependencia de la casa. Allí un calorama encendido, tomó contacto con una almohada que tomó temperatura y comenzó a emanar humo.

Pintado logró ser rescatada por los vecinos y los bomberos pero sufrió graves complicaciones en sus vías respiratorias, producto del humo y la alta temperatura. Su pequeño hijo de tan sólo dos años había sido rescatado por vecinos de la vivienda a tiempo y no sufrió mayores complicaciones.

Según destaca Diario Jornada, la joven víctima luchaba por su vida en un centro de salud local. Su cuadro era complejo, ya que las primeras estimaciones daban cuenta de que había sufrido un alto porcentaje de afectación en las vías respiratorias. Una importante columna de vecinos se hizo eco de la noticia y se acercó para despedirla.