El vehículo quedó destruido un 70% y el interior absolutamente dañado, indicó el comisario Pulley a Jornada. La damnificada escuchó el ruido al romperse y su marido salió a la vía pública y con un extinguidor y la ayuda de otros efectivos policiales pudo sofocar las llamas.

Pulley consignó que por el momento se desconocen los motivos del atentado ya que “ella no tiene problemas con nadie”. Y se mostró confiado en que la investigación en marcha pueda conducir al esclarecimiento del episodio.