Raúl Henny, director a cargo del Hospital Regional, explicó que si bien durante el transcurso de la tarde de este miércoles se logró compensarlo, "el niño fue trasladado a Buenos Aires a la 1:15 en un avión sanitario. En un principio fue al Garrahan, pero se analizaba la posibilidad de mandarlo al Instituto del Quemado. Hay que ver qué se decide. Ayer salió de terapia, por lo que estaba en condiciones para ser trasladado" .

"El nene de 7 años tiene el 70% del cuerpo quemado: espalda, brazos, tórax, cabeza y un miembro inferior. Se encuentra asistido por un respirador artificial y su estado es grave", indicó Henny. El traslado se realizó en la ambulancia preparada para estos casos críticos y una vez que el avión sanitario llegó a Comodoro y cargó combustible, se dio aviso para llevar al niño.

La menor de los hermanitos, de 2 años y 7 meses, se encuentra internada en el Hospital Regional de Comodoro y en las próximas horas van a quitarle el respirador para ver cómo evoluciona: "ella lo que más sufrió fue inhalación de humo que dañó las vías aéreas, pero no tiene quemaduras", afirmó Henny. La mamá de los niños "está estable, en proceso de reducción de respiradores, está en coma inducido, no consciente", informó el doctor.

El Ministerio Público Fiscal espera el informe del perito ígneo, Enrique Koprowski para determinar las causas del incendio. Al iniciarse el siniestro un vecino logró salvar al niño que se encuentra más grave, mientras efectivos policiales rescataron a su hermana. Según los habitantes del sector, la madre había salido junto a un bebé de un año para llevar ropa para lavar a la casa de la abuela de los niños, situada en la misma cuadra cuando se desató el fuego.

Fuente: El Patagónico