CAPITAL FEDERAL - El empresario matarife Alberto Samid fue trasladado en la mañana de este miércoles desde el departamento de Drogas Peligrosas hacia el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1, en Comodoro Py, que lo juzga por evadir 23 millones de dólares en maniobras con la faena de carne entre 1993 y 1998.

Samid llegó en la noche del martes a Ezeiza desde Belice, a dónde había llegado escapado luego de que los jueces lo declararan en rebeldía por no haberse presentado a declarar en el proceso. A las 10 fue trasladado a los tribunales del barrio porteño de Retiro.

Luego de dos escalas y escoltado por dos efectivos de la Federal, el autodenominado “rey de la carne” aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza minutos antes de las 22.30. De allí, fue trasladado al departamento de Drogas Peligrosas, en Belgrano al 1100, donde pasará la noche.

"Yo me fui un fin de semana de vacaciones. Estaba muy estresado", contó su coartada Samid al canal de noticias TN a bordo del avión al emprender anteanoche el regreso a Buenos Aires desde Belice.

El empresario había salido del país por un paso ilegal hacia Paraguay el domingo 24 de marzo, por lo que sus "vacaciones" fueron de dos semanas. De Paraguay voló a Panamá y de allí a Belice, donde fue ubicado y detenido el viernes pasado.

Su declarada condición de "turista" contrastó con los argumentos esgrimidos por las autoridades argentinas y aceptados por Interpol al librar ésta la circular roja para detenerlo en cualquier rincón del mundo. No se había presentado tres veces seguidas a la convocatoria de un tribunal que en breve decidirá si es inocente o culpable de evasión impositiva y salió del país sin pasar los controles migratorios.

Samid terminó expulsado de Belice por las autoridades migratorias de ese pequeño país caribeño ubicado al sudeste de México. Anoche llegó al país acompañado por los dos oficiales de la Policía Federal Argentina (PFA) que en nombre de Interpol habían sido enviados a Belice para gestionar su regreso al país. "¿Tiene miedo de ir preso?", le preguntó la cronista de TN a bordo del avión. "No, de ninguna manera", respondió el ex diputado, ex asesor del ex presidente Carlos Menem y cercano a Daniel Scioli.

A través del Ministerio de Seguridad y el tribunal oral que interviene, el Gobierno le reclamará a Samid el pago de los costos del operativo de su traslado al país, cotizados en $ 366.567,80, según fuentes oficiales. Eso incluye los pasajes aéreos, los viáticos y la cobertura médica de los dos miembros de la Policía Federal enviados el sábado por la noche al Caribe y regresados ahora con Samid bajo su custodia.

El empresario corre serio riesgo de terminar preso, más aún luego de su fuga, si el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 (TOPE1), integrado por los jueces Diego García Berro, Ignacio Fornari y José Michilini acepta los pedidos de la fiscalía y la querellante Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), de seis años y medio y siete de cárcel, respectivamente.

Acusado de haber evadido unos $ 28 millones a mediados de la década del 90 a través de diversas firmas relacionadas con su actividad en el rubro de la comercialización de carne vacuna, el empresario de 71 años estará sentado hoy nuevamente en el banquillo de los acusados pero lo más probable es que la eventual condena le llegue una semana después.

Este miércoles están previstas las "dúplicas" de las defensas, incluida la propia, a las "réplicas" de los alegatos realizados en las últimas jornadas. El abogado defensor del matarife, Vicente D'Attoli, adelantó que pedirá la excarcelación de su asistido e insistirá con la prescripción del caso y la realización de una pericia psiquiátrica sobre su cliente.

El argumento para la pericia será el errático andar de Samid en las dos últimas semanas -no corría riesgo de ser detenido en caso de presentarse a las audiencias- y sus incoherentes dichos durante la clandestinidad, lo que D'Attoli atribuyó a la diabetes que padece. "Estoy en un campo muy grande con ocho tranqueras. Es muy difícil que puedan entrar", había sostenido en diversas entrevistas telefónicas el empresario prófugo antes de ser hallado por la Policía.

Pese a encontrarse por aquel entonces en el Caribe, Samid decía en ese momento que se encontraba en una provincia gobernada por el justicialismo y que se entregaría cuando el fiscal Carlos Stornelli se presentara a declaración indagatoria en la causa por espionaje y extorsión que se le sigue en el juzgado federal de Dolores.

Fuente: Clarín